El número de solicitaciones de asilo en Lleida se ha disparado en el último año al pasar de 90 en 2017 a las 567 de 2018, la mayoría de ciudadanos de Venezuela, Colombia y Ucrania.

Muchas de las peticiones de asilo están relacionadas con persecución, otras con discriminación por razones religiosas o de género“, ha explicado este miércoles el alcalde de Lleida, Fèlix Larrosa(PSC) al término de la junta de seguridad local que ha analizado el incremento de los delitos el último año un 15% y la reducción de heridos graves en accidentes de tráfico.

Según ha explicado el alcalde, se ha detectado un “cambio de ciclo” con un incremento del número de delitos tras varios años de descensos en un año en el que ha habido muchos robos en vehículos, por lo que ha considerado necesario sensibilizar a la ciudadanía de no dejar en el coche ropa o aparatos electrónicos.

En la junta han participado todas las fuerzas de seguridad: el delegado de la Generalitat, Ramon Farré; el del Estado, José Crespín; el presidente de la Audiencia Provincial de Lleida, Francesc Segura, y el fiscal jefe, Juan Boné.

El delegado de la Generalitat ha señalado que cualquier incremento del número de delitos es “preocupante”, y ha coincidido con el alcalde en que cualquier incremento tras años de descenso provoca cambios importantes en las estadísticas y ha dicho también que se está detectando este año una cierta estabilidad.

El alcalde ha aprovechado a presencia del delegado de la Generalitat para pedirle una entrevista con el conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, argumentando que hace tiempo que la ha solicitado porque hacen falta más bomberos y agentes de los Mossos, petición a la que Ramon Farré ha contestado que está convencido de que el titular de la Conselleria atenderá.

Europa Press

Comments

Comments are closed.