La Casa Blanca anunció el lunes una serie de sanciones contra la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y su filial en Estados Unidos, Citgo, que golpearon directamente las finanzas del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Según anunció el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, Estados Unidos enviará a cuentas bloqueadas los pagos a PDVSA por la compra de su petróleo con el objetivo de trasladarlos en el futuro al recién autoproclamado presidente Juan Guaidó.

Estados Unidos, su mejor cliente

Venezuela tiene las reservas petroleras más grandes del mundo. Para el país, que vive principalmente de la venta del crudo, Estados Unidos es su mejor cliente (41%). En segundo lugar está China (25%), India (22%) y otros compradores más pequeños (12%).

Todos los países quieren petróleo, pero para Venezuela llegar a otros mercados no es fácil. El petróleo que produce es muy pesado y cuenta con ciertas características que solo son compatibles con las refinerías de algunos países.

Venezuela depende del petróleo

Para el país andino, la venta de crudo no solo es un negocio (no tiene otra producción propia), sino que también es una necesidad (no tiene capacidad para almacenar petróleo). Dejar de producir o exportar petróleo cuesta dinero.

El crudo venezolano además necesita unos aditivos que ayudan a diluirlo y la mayor parte de estos productos (alrededor del 80%), así como otros derivados del petróleo, incluyendo parte de la gasolina que se consume en Venezuela, procede de Estados Unidos.

“Problemas de gestión”

El exministro de Petróleo, Rafael Ramírez, explicó en una entrevista a Contrapunto que las medidas tomadas por el gobierno de Donald Trump era “algo anunciado”, de tal manera que “cualquier dirección responsable del país se hubiera preparado para esto”.

Para Ramírez, “es un problema de gestión”. A corto plazo, para conseguir nuevos clientes, dice, se han de llevar a cabo una serie de acciones que no son fáciles. Entre ellas, “ubicar los nuevos clientes” para colocar los barriles de crudo sin descuento y asegurar el barco.

Otros mercados

Entre los posibles compradores del crudo, se encuentran China y Rusia, fieles defensores de Maduro, pero el petróleo que exportan a estos países se utiliza principalmente para pagar deudas. Otro posible cliente para suplir su principal aliado sería Arabia Saudita porque tiene capacidad y un recorte de la OPEP.

Las consecuencias de las sanciones impuestas por Estados Unidos son difíciles de prever, pero Maduro se encuentra ahora entre las cuerdas. Especialmente, debido al número creciente de países que han reconocido a Guaidó y las implicaciones que esto conlleva sobre el control de bienes y ventas de crudo.

 

Con información de la BBC

Comments

Comments are closed.