Mantenerse en un nivel óptimo de hidratación es una condición sine qua non para disfrutar de una buena salud. Y es que para nuestro cuerpo el agua es imprescindible para funcionar correctamente.

El agua es vida pero no todo lo que se dice sobre ella es cierto. J.M. Mulet en su libro ‘¿Qué es comer sano? Las dudas, mitos y engaños más extendidos sobre la alimentación’ enumera las cinco falsedades más extendidas sobre el agua.

Hay que beber ocho vasos de agua al día

En realidad tenemos que beber la cantidad de agua que necesitemos, no estar empecinados en seguir a rajatabla esta idea del litro y medio al día. “La mejor forma de saber el agua que necesitamos beber es guiarnos por la sed que tengamos”, explica Mulet.

Beber agua adelgaza

“Si bebes mucha agua tendrás ganas de orinar, pero no te quitará el hambre”, afirma el autor. El agua, a pesar de que no tiene calorías, carece de efecto saciante. “Bebe toda el agua que necesites, pero lo que te va a adelgazar es la dieta y el ejercicio”, dice Mulet.

Es más sano beber agua embotellada

En general esta afirmación es falsa salvo en algunos países en los que no es seguro beber agua corriente. A pesar de que el sabor puede ser muy diferente debido al cloro, no significa que sea desaconsejarle consumirla.

El agua filtrada en casa es más sana

Los filtros caseros usados en jarras, por ejemplo, pueden ayudar a quitar ciertos sabores pero, en general, la mejora que aportan al agua no es destacable. Los sistemas de filtrado sí que funcionan para alargar la vida de algunos electrodomésticos, pero no para mejorar la nuestra.

Beber agua de mar previene enfermedades

En realidad consumir agua de mar puede producir calambres, hipertensión e hipotensión arterial y hasta fallos renales y cardíacos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments

Comments are closed.