Unos científicos chinos han creado cinco clones de un macaco genéticamente modificado para desarrollar una inclinación hacia trastornos del ritmo circadiano e investigar posibles curas para esas enfermedades, según informa la agencia Xinhua, citada por el canal de televisión RT

Los macacos nacieron en las instalaciones del Instituto de Neurociencias de Shaghái adscrito a la Academia de Ciencias de China y estarán disponibles para investigaciones biomédicas porque son fisiológicamente más cercanos a los humanos que otras especies empleadas en otros estudios similares.

Los ritmos circadianos tienen lugar de manera cíclica, como respuesta al nivel de luminosidad en el ambiente de un organismo, principalmente. Están relacionados con problemas de sueño, depresión, diabetes, cáncer y alzhéimer, entre otros males.

Los primates nacidos durante el experimento ya padecen desórdenes del sueño, ansiedad y episodios de esquizofrenia.

Comments

Comments are closed.