El grupo farmacéutico estadounidense Johnson & Johnson llegó a un acuerdo amistoso de 120 millones de dólares con algunos estados del país para resolver sus investigaciones sobre una publicidad engañosa de prótesis de cadera defectuosas.

La secretaria de Justicia del estado de Nueva York explicó en un comunicado que el grupo y su socio DePuy engañaron al público sobre la longevidad y la supuesta calidad de un modelo de prótesis.

“No deberíamos permitir a las empresas engañar libremente al público, y especialmente cuando se trata de temas de salud”, fustigó Letitia James.

Este acuerdo es “un mensaje importante que muestra que las prácticas médicas mentirosas y engañosas no serán toleradas”, añadió.

Además de medicamentos y productos de higiene, Johnson & Johnson fabrica equipamientos sanitarios y actualmente es objeto de demandas vinculadas con su talco en Estados Unidos.

Asociada con DePuy Inc, la empresa comercializó implantes de cadera que fueron devueltos cuando los pacientes se quejaron de dolores intensos y varias complicaciones.

Los pacientes recibieron la prótesis de tipo ASR XL Acetabular o Pinnacle Ultamet entre julio de 2003 y agosto de 2010.

DePuy retiró los implantes ASR XL en 2010 y dejó de comercializar la prótesis Pinnacle en 2013.

Ambas empresas ya han suscrito acuerdos con los demandantes asociados y el lunes se les pidió que siguieran examinando eventuales demandas de otros afectados. AFP

Comments

Comments are closed.