El consumo excesivo de algunas sustancias, el sobrepeso y la exposición a ciertos componentes, pueden impulsar el desarrollo de las cédulas de forma anormal, lo cual sin prevención, podría desenlazarse en un cáncer. Sin embargo, diversos estudios han comprobado que la ingesta regular de algunos alimentos llenos de antioxidantes, minerales y vitaminas, podrían ayudar a protegerse de está fatal enfermedad.

Es por ello que hoy te traemos gracias a un artículo de foodeatsafe, 8 alimentos que debes incluir en tu dieta para evitar el cáncer.

Ajo

El ajo es una excelente fuente de allium, componente que contiene efectos antitumorales y antimicrobianos, lo cual entre otras cosas, también podría ayudarte a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Dicho alimento también mata la H. pylori, una bacteria asociada con el cáncer de estómago. También ayuda a reducir el riesgo de padecer cáncer de colon, esofágico, pancreático y de mama.

Coliflor o brocoli

Estos dos vegetales son ricos en vitaminas y minerales. Además, contienen glucosinolatos, que al pasar por los intestinos, activan ciertas enzimas como el sulforafano que combate el H. pylori y desintoxica los contaminantes ambientales.

El brocoli en particular es un excelente alimentos que podría reducir el riesgo de cáncer próstata, pulmón, colon, mama, vejiga, cuello, cabeza, boca, esófago, y de estómago.

Tomate

El tomate posee un componente llamado licopeno que es un caroteno que le da su característico color rojo brillante. El licopeno parece reducir el riesgo de cáncer de próstata. También detiene el crecimiento de células de cáncer de mama, pulmón y endometrio en pruebas de laboratorio.

Otras fuentes de licopeno incluyen las guayabas, la sandía, la papaya, la toronja, los pimientos rojos cocidos, los espárragos cocidos, la col roja, los mangos y las zanahorias cocidas.

Uvas y fresas

Estas deliciosas frutas contienen ácido elágico, el cual es un polifenol con propiedades antioxidantes. Asimismo, parece ser más eficaz en la lucha contra cánceres de piel, vejiga, pulmón, esófago y de mama.

Escoge fresas, uvas, moras, frambuesas, arándanos, granadas, guayabas, cacahuates y nueces.

Zanahorias

También llenas de una sustancia betacaroteno, son una excelente fuente de antioxidantes, que en particular, ayudan a proteger las membranas celulares y retarda el crecimiento de las células cancerosas.

El betacaroteno puede proteger contra el cáncer de cuello uterino, mama, boca, faringe y laringe, esófago, y de estómago.

Espinacas

Esta verdura de color verde oscuro posee un componente llamado luteína, el cual es muy bueno para la visión, además de ayudar protegerte contra el cáncer de esófago, ovario, endometrio, pulmón y colorrectal.

Té verde

Este tipo de té es muy popular por su poder para acelerar el metabolismo y pon ende, excelente para adelgazar, no obstante, otra función de esta planta viene de su componente: el tanino, el cual tiene propiedades antivirales, antibacterianas, contra el cáncer, y propiedades anti-hongos.

Vitamina e

Las investigaciones demuestran que la vitamina E protege contra el cáncer si se come como un alimento, no como un suplemento. La forma más fácil de obtener vitamina E es elegir sus aceites para cocinar con cuidado.

El aceite de germen de trigo, el aceite de girasol y el aceite de cártamo son fuentes excelentes, así como los aguacates, mangos y bayas.

Comments

Comments are closed.