La bolsa de Londres caía moderadamente en 0,61% hacia las 11H45  GMT. La libra esterlina, que el martes llegó a perder más del 1%, se mantenía por su parte estable frente al euro y el dólar.

“El mercado está esperando”, dijo Mark Carney, el gobernador del Banco de Inglaterra, durante una audición el miércoles por la mañana ante la comisión del Tesoro del Parlamento Británico.

“Parece que hay algunas especulaciones sobre una extensión del proceso de resolución [del ‘brexit’] y una disminución de las perspectivas de una ausencia de acuerdo”, añadió en referencia a la reacción de los mercados.

El mercado bursátil incluso apoyaba valores muy dependientes de la economía británica y que en caso de salida brutal de la Unión Europea tendrían mucho que perder, como el banco RBS, la constructora Taylor Wimpey o  la compañía aérea EasyJet.

“Por el momento reina una calma extraña en los mercados británicos”, dijo por su parte Connor Campbell, un analista de Spreadex.

En la sala de mercados del corredor IG, en el corazón de la City de Londres, reinaba la calma este miércoles, indicó un periodista de la AFP en el lugar.

El martes había personal extra pero la situación volvió a la normalidad el miércoles y los operadores apenas parecían inmutarse por las declaraciones del negociador europeo, Michel Barnier, que dijo que el riesgo de un ‘brexit’ sin acuerdo “nunca ha parecido tan elevado”.

Los inversores ya preveían el fracaso del martes en el parlamento de la primera ministra británica Theresa May y evitaron por el momento tomar posiciones en el mercado a la espera de la moción de censura que se vota el miércoles.

“Teniendo en cuenta el nivel de incertidumbre sobre la política británica y el ‘brexit’, no creemos que la libra pueda subir”, dijo Jasper Lawler, un analista de London Capital Group.

La prudencia de los mercados refleja también cierta resignación sobre lo que rodea al ‘brexit’ y la imposibilidad de prever el futuro.

“Reina el caos”, titulaba el periódico económico CityAM, reflejando el sentimiento del mundo empresarial.

Muchos responsables de empresas están preocupados porque temen las consecuencias nefastas sobre la inversión y el empleo.

“Las empresas necesitan certeza y los dirigentes políticos tienen que hacer todo lo posible para evitar daños irremediables” para el sector del automóvil, dijo el martes tras el voto Mike Hawes, el director general de la Asociación de Constructores y Vendedores de Automóviles (SMMT).

“El tiempo apremia para evitar un ‘brexit’ sin acuerdo que sería catastrófico para la economía británica”, dijo por su parte Stephen Jones, director general de la asociación de bancos y aseguradoras UK Finance.

Consciente de estas preocupaciones, el ministro británico de Finanzas, Philip Hammond, intentó el martes tranquilizar a las empresas en un conferencia telefónica. “Fue una conferencia telefónica prometedora”, dijo a la BBC el presidente del CBI John Allan.

Comments

Comments are closed.