El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, acusó el viernes a Pekín de violar la inmunidad diplomática de un exenviado canadiense al detenerlo en China hace un mes acusado de espionaje.

Michael Kovrig había aprovechado una licencia concedida por el Ministerio de Asuntos Exteriores para colaborar con un organismo de expertos, el Grupo de Crisis Internacional, en Hong Kong.

Las autoridades chinas lo arrestaron el 10 de diciembre a raíz de la detención, a petición de Estados Unidos, de Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, gigante de las telecomunicaciones chino.

Al igual que su compatriota Michael Spavor, un consultor frecuente de Corea del Norte, arrestado el 12 de diciembre, las autoridades chinas sospechan que Kovrig es responsable de actividades “que amenazan la seguridad nacional”, una expresión que Pekín suele usar para referirse al espionaje.

“Es lamentable que China detenga arbitraria e injustamente a dos ciudadanos canadienses”, dijo Trudeau en una conferencia de prensa en Regina, en el oeste del país.

“En uno de los expedientes no se respetó la inmunidad diplomática. Estamos en contacto sobre este tema con las autoridades chinas y nuestros socios internacionales”, añadió, en referencia al caso Kovrig.

Las personas que llevan un pasaporte diplomático gozan de inmunidad cuando están en el extranjero, según la convención de Viena.

La declaración de Trudeau sugiere que Kovrig llevaba un pasaporte de ese tipo, aunque de manera sabática, una posibilidad si está autorizado por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Pekín asegura que los arrestos de dos canadiense no están vinculados con el de Meng Wanshou, pero muchos observadores lo ven como una medida de represalia de China.

AFP.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.