La hiperinflación, la inseguridad, la migración y la falta de ofertas, han afectado considerablemente uno de los centros de recreación más concurridos por los venezolanos: el cine.

El desempeño de la taquillas de estos centros de entretenimiento se vio marcada durante el 2018 por salas vacías y películas importantes que no pudieron llegar a cartelera, como por ejemplo, Deadpool II y la ganadora del Oscar, The Shape of Water.

Uno de los factores que más marco está desalentadora tendencia fue el alto costo de los boletos, ya en los últimos meses del año, se pudo apreciar un aumento casi semanal en todos las entradas, a pesar de las ofertas y promociones establecidas por los cines.

Hubo una caída dramática en la taquilla de más de 30%. Eso, históricamente, creo que no había ocurrido antes. Estuvimos varios años estables, con cerca de 30 millones de espectadores por año. En 2018 la caída fue más fuerte en el segundo semestre”, señaló José Pisano, director general de la distribuidora cinematográfica Blancica, según lo reseñado por El Nacional.

Algunas películas con mayor popularidad, como Los Vengadores: Infinity War, fueron de las pocas que “salvaron” el año para los centros de la pantalla grande, pues está fue una de las únicas cintas que superó la asistencia de 1.396.244 espectadores.

“La gente sigue haciendo un esfuerzo para ver ese tipo de producciones”, agregó Pisano, quien también es programador de las salas de cine del Centro Cultural Trasnocho, en Las Mercedes.

Películas “pequeñas”, y sobre todo las de carácter nacional, fueron las que vieron una peor participación del público en general, ya que con un sueldo mínimo fijado en 4.500 BsS, una persona ve “muy cuesta arriba” darse estos pequeños lujos con una frecuencia regular.

La migración también ha perjudicado a la industria, ya que la mayor parte del público, e incluso los empleados, suelen ser gente joven, que en búsqueda de una mejor calidad de vida, han dejado un espacio vacío en las salas.

“Estamos en un período de resistencia, tratando de que la industria sobreviva como pueda. Los exhibidores se esfuerzan por mantener las salas abiertas”, afirmó.

2019 no luce con un panorama mucho más favorable, ya que hoy día una entrada puede costar más de 2.000 bolívares y un combo de cotufas más de 3.000, lo cual posiblemente se mantenga con tendencia al alza ante la velocidad de la hiperinflación.

Por ejemplo, en el Cines Unidos, las funciones pueden variar entre 735 y 1.105 BsS en las presentaciones 2D, mientras que en los Cinex, pueden variar entre 1.157 y y 2.506 BsS.

Cines Unidos

Cinex

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.