Bajar unos kilos suele ser una de las metas más marcadas durante cada inicio de año en todo mundo. Es por ello que muchas personas suelen fijar en el calendario la festividad de Reyes Magos como el último gran día para “romper la dieta” ante de empezar a restringir y medir minuciosamente que pueden o no comer.

Tomar mucha agua, forrarse en plástico para sudar, evitar el chocolate, las grasas y los carbohidratos, son algunas de las alternativas más utilizadas, sin embargo, ¿sabes realmente cuáles de estás opciones realmente funcionan?

El doctor Luis Navarro, asegura que muchas de estas medidas estrictas no son efectivas para todo el mundo, y que mientras a unos les puede ayudar, para otros puede no dar ningún resultado, ya que factores genéticos y metabólicos influyen considerablemente en este proceso.

Sin importar cual alternativa suene más “atractiva”, aquí te traemos 10 cosas que nunca debes hacer para bajar de peso, según lo reseñado por El País:

1. No elimines tu dieta habitual.

Si estas acostumbrado a comer de cierta manera, no es aconsejable que cortes de raíz tu consumo habitual. Reducir porciones, o incluir componentes más saludables no solo te ayudarán a mantener una dieta por más tiempo, sino que no te veras totalmente privado de comer lo que te gusta.

“Debemos volver a una higiene alimenticia, a lo que acostumbramos a comer en nuestro día a día”, aconseja Luis Castro, consultor de los Laboratorios Quirón.

2. Perder peso por debajo del índice corporal de masa.

Si ya haz empezado a bajar de peso, debes tener mucho cuidado y ser consciente de tu peso ideal. El límite saludable lo establece nuestro índice de masa corporal, y de ninguna manera es aconsejable que te excedas, aunque por algún motivo lo veas necesario para conseguir la “figura perfecta”.

“Nunca debemos estar por debajo del 18,5 ya que indica desnutrición y es extremadamente peligroso para nuestra salud”, Beatriz Núñez, responsable de nutrición de Spirit SkinBar.

3. Comer solo fruta y verdura.

Las frutas y las verduras deben ser tu plato predilecto no solo cuando estas haciendo dieta, sino en cualquier período de tu vida. Sin embargo, abusar de este “regla” y eliminar los carbohidratos, las grasas y los azucares, puede desencadenar un efecto sumamente negativo para nuestra salud.

Si eliminamos estos elementos  de forma radical generaríamos un desequilibrio nutricional, y no solo eso, sino que te convertirías en una persona mucho más propensa a sufrir efectos rebotes.

4. Eliminar los alimentos ricos en grasas.

Si bien es cierto que no se debe abusar de ellos, es pequeñas porciones tu cuerpo necesita consumir algo de grasa para mantenerse activo.

Muchos alimentos te pueden proporcionar estos nutrientes de forma natural sin tener que “pecar en el intento”. Por ejemplo, el salmón, y el aguacate son una excelente fuente de Omega 3.

5. Limitar el consumo de carbohidratos.

Es habitual que, incluso con la intención de mantener el peso, se elimine el consumo de carbohidratos a determinadas franjas horarias, sin embargo, el problema no está en su consumo, sino en el tipo de carbohidratos que consumimos.

“Debemos escoger carbohidratos de liberación lenta”, aseveró Núñez.

Las harinas blancas deben salir del menú y entrar las integrales, las patatas, el arroz. Así mantendrás tu sistema digestivo sano y tu cuerpo en forma.

6. Demasiado liquido hace daño.

Tomar por lo menos ocho vasos de agua al día no es malo, no obstante, excederse no es aconsejable, incluso puede afectar severamente tu salud.

“Puede ser contraproducente e incluso peligroso para nuestros riñones”, aseveró uno de los consultores entrevistados por el medio español.

“Si tenemos un exceso de agua, los nutrientes están más disueltos y los procesos fisiológicos no funcionan igual. Además, nuestro cuerpo, para equilibrarse, elimina más líquido y perdemos muchos minerales”, agregó.

7. Eliminar los productos con cafeína.

Si bien es cierto que el café no resulta saludable en consumos exagerados, otras sustancias con este alcaloide sí resultan beneficiosos.

El té verde y el cacao contienen una sustancia llamada catequina que acelera el metabolismo, por lo que deben estar presentes en la dieta.

8. Apoyarse en la leche y sus derivados.

Los lácteos suelen tener más consecuencias contraproducentes que beneficiosas.

“La leche está destinada a un animal de mayor tamaño, sus proteínas son más difíciles de digerir”, explicó Castro, quien alegó que los yogures son “un poco más sanos”, pero que no por ello se debe abusar de su consumo.

9. Centrarse solo en la alimentación.

Sí, la alimentación juega un papel fundamental para bajar de peso, pero no por ello debemos regirnos solo en lo que comemos.

La mejor manera de conseguir un cuerpo sano es mantener de forma balanceada un consumo calórico, junto a la realización de ejercicios.

El ejercicio no es una opción, es necesario para estar sanos”, opina Núñez.

10. Fijarse en los resultados de otras personas.

Todos los cuerpos reacciona al ejercicio y a las dietas de forma distinta. Si te guías de resultados de otras personas podrías desmotivarte y perder el interés en tu meta.

Sigue tu rutina y confía en tu instinto, lo importante es sentirse sano sin realizar alguna actividad riesgosa para nuestra salud. Poco a poco conseguirás tus metas si eres constante.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.