El cloruro de sodio o sal es un ingrediente esencial para sazonar los alimentos, sin embargo, este mineral pone en riesgo nuestra salud si no se consume con moderación.

De acuerdo a información suministrada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ingesta sana de sal en los alimentos debe reducirse de los cinco gramos a dos gramos por día, estos datos los arrojaron luego de que en el año 2016 murieran 17,6 millones de personas afectadas por enfermedades cardiovasculares.

Además, según la OMS, los datos indican que la reducción de la ingesta de sodio reduce significativamente la tensión arterial.

El Problema

El doctor Stephen S. Lim, hizo un macroestudio, donde reveló que 3.104.308 personas muerieron en el año 2010 por el alto consumo de sal y los síntomas que esto acarrea.

Analizando los datos, se puede decir que la sal es un factor determinante en la muerte de cinco de cada 100 personas.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que en ocasiones hay sales que no podemos evitar, como por ejemplo cuando salimos a comer a algún restaurante, o consumimos alimentos procesados.

Sustituirla

La sal es la que da el sabor a los alimentos como la carne, el pollo o una ensalada, pero lo mejor sería sustituirla por otro condimento, y aquí te traemos algunos de ellos.

  • El picante: este condimento no es para todo el mundo, pero si eres tolerante puede ser un alternante de la sal.
  • Cebolla y ajo: si se deja un poco más crudo de lo normal sus nutrientes y sabor se pueden aprovechar al máximo.
  • Los ahumados: el salmón ahumado puede servir para añadirlo a una ensalada con un chorro de aceite de oliva extra virgen, así que la sal no la extrañarás.

Con información de El Confidencial en su sección Alimente.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.