Las inversiones aztecas han repuntado durante los últimos cinco años y se concentran en sectores como la alimentación y el ocio. Los lazos culturales y el ‘efecto Trump’ han animado a los magnates del país y han comenzado a invertir en España, según informa el diario Expansión.

Algunos ejemplos son la compra del Hotel Villa Magna de Madrid, la apuesta de Amrest por España, la adquisición del Grupo Vips, las novedades de la Socimi Quonia o incluso la reciente inauguración en la capital de la influyente Casa de México en España.

El rotativo explica que los precursores del movimiento azteca son Lorenzo Zambrano, presidente de Cemex, y Carlos Slim, quien se hizo con Realia y FCC. Ambos demostraron un alto grado de implicación en sus aventuras españolas y han abierto la puerta a otra generación de inversores, interesados por el ocio, los inmuebles y la alimentación,.

Detrás de la compra del Villa Magna se encuentra el magnate mexicano Allen Sanginés-Krause, propietario de RLH Properties. La inversión realizada ha sido elevada y ha pagado 210 millones de euros (0,14 millones por habitación). Se ha convertido en un centro neurálgico de la inversión mexicana en España.

Expansión destaca también la fortuna de Carlos Fernández, consejero de Santander y máximo accionista de Amrest, con un 56% del capital. Fernández ha trasladado a España desde Polonia la sede de este grupo, franquiciador de KFC y propietario de La Tagliatella.

Los hermanos Torrado controlan Zena Alsea, y son en realidad los grandes dueños de las franquicias en México. Por este motivo, no les ha sido difícil hacerse por unos 500 millones de euros con el Grupo Vips y, además, entrar en sintonía con la familia fundadora, los Arango.

Según la Secretaría de Estado de Comercio, la llegada de capital bruto procedente de México ha ascendido a 4.311 millones de euros entre 2014 y 2018. Los datos son hasta septiembre y faltan por contabilizar los 500 millones en los que se valora la compra del Grupo Vips.

José Ignacio Jiménez, socio y director general de la consultora de recursos humanos Talengo, con presencia en México, explica que los inversores mexicanos dirigen sus miradas hacia España porque para ellos es “la puerta de entrada a Europa y tienen, además, fuertes lazos emocionales con el país”.

Otros aspectos coyunturales han acelerado también su llegada. Expansión expone que la batalla de Donald Trump con su vecino del sur ha convertido a Estados Unidos en un destino menos atractivo para las inversiones mexicanas. El nombramiento de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México, además, “genera incertidumbre” y anima a los grandes inversores “a poner la vista fuera” para diversificar, sin desvincularse de su país.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.