Comienza enero y con él inicia el dolor de cabeza de muchas mujeres y hombres a lo largo del mundo: como adelgazar esos kilos de más que se ganaron durante los festejos navideños sin morir en el intento.

Una vez terminan las festividades y las grandes comidas, todos solemos querer perder “milagrosamente” todo el exceso de peso que se ganó no solo durante la Navidad, sino prácticamente durante todo el año anterior, por lo que empezamos a buscar trucos y recetas que prometen devolvernos nuestra figura en cuestión de semanas.

Aunque esto último suena glorioso y muy tentador, bajar de peso no resulta tan fácil, primero que nada porque no existen realmente las dietas milagrosas, y en segundo lugar porque es casi imposible entre el trabajo y la rutina mantener la voluntad para seguir al pie de la letra algún régimen nutricional que a medio plazo funcione.

En muchas oportunidades solemos confiar en este primer tipo de dietas, que reduciendo radicalmente la ingesta de alimentos por unas semanas, seguramente te harán perder un par de kilos de forma rápida, sin embargo, al retomar tu alimentación habitual, estos kilos perdidos suelen volver e incluso multiplicarse trágicamente, según lo reseñado por El Confidencial.

Por tal motivo, este 2019 te recomendamos dejar atrás este tipo de estrategias y seguir unos pequeños tips con los cuales seguramente conseguirás mejores resultados al juntarlos con una alimentación equilibrada y un poco de ejercicio físico de forma regular.

1. Duerme lo necesario

El cuerpo humanos sigue trabajando a toda marcha mientras dormimos, por lo que mientras estamos en esta etapa de relajación solemos perder algunas calorías, no obstante, hay estudios que demuestran que estirar las horas recomendadas en la cama puede tener efectos perjudiciales para las personas que intentan adelgazar.

Investigaciones han demostrado que las personas que duermen 9 ó 10 horas diarias tienen un 20% más de posibilidades de ser obesas, sufrir diabetes y otras enfermedades cardiovasculares.

Dormir ocho horas es lo ideal para el organismo, no solo te permitirá estar activo durante el día, sino que mantendrá trabajando a buena marcha tu sistema metabólico.

2. Olvídate del teléfono por un rato

Una costumbre que solemos tener de forma errónea, según lo reseñado por el medio español es despertarnos y de manera inmediata tomar el celular para revisar los últimos mensajes y redes sociales.

Durante estos minutos solemos perder tiempo valioso, ya que en muchas oportunidades empezamos a llenarnos de preocupaciones del trabajo o de los estudios antes de lo necesario. Despierta, prepárate como de costumbre y desayuna antes de tomar tu móvil, así evitaras perder el desayuno o agarrarlo con mucha tensión en el cuerpo.

3. No te olvides de desayunar

Siempre hemos escuchado decir que perderse el desayuno es malo para el metabolismo y que por ende nos hace engordar. Pues eso es absolutamente correcto, ya que diversos estudios científicos han demostrado la importancia no sólo de ingerir algún alimento en el cuerpo, sino de que sea una de las comidas más importantes del día, ya que la energía que aporta nos acompañará durante toda la jornada de trabajo.

No desayunar lleva asociados problemas que se relacionan con enfermedades cardiovasculares y lesiones ateroscleróticas. Pero, además, si no desayunamos no ponemos en marcha nuestro metabolismo, el encargado de consumir energía, que seguirá haciéndolo de forma menos activa como cuando estamos dormidos, a un ritmo mucho más lento.

4. Estírate y abre la ventana

Estirarte te ayudará a aflojar los músculos que hayan estado tensos durante la noche, a decirle a tu cerebro que ya estás despierto y a afrontar el día con ganas, lo cual no solo activara tu cuerpo sino que resulta ser un tratamiento idealcontra la osteoporosis o la artritis, así como mejorar la salud cardiovascular y reducir el estrés.

Después de realizar estos suaves movimientos abre la ventana y toma un poco de luz solar. Pocas cosas dan más energía a nuestro cuerpo que la luz del sol, aquí tu cuerpo comenzará antes a quemar calorías y te ayudará a adelgazar.

5. Bebé suficiente agua

Todas las dietas nos piden que, a diario, bebamos un mínimo de dos litros de agua para estar bien hidratados. Es una de las bases que se repiten en cada plan alimenticio con el que queremos adelgazar y es que se ha demostrado que beber agua no sólo es muy beneficioso para las personas que quieren perder peso, sino un paso imprescindible para mantener la salud.

Por eso, una de las rutinas matutinas que no debes abandonar es la de beber un vaso de agua nada más levantarte: te activará, despertará a tu organismo e impedirá que comas demasiado a la hora de desayunar ya que tendrás una cantidad de líquido ya en el estómago.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.