China afirmó este lunes que se “opone categóricamente” a la petición de Canadá y Estados Unidos de liberar a dos ciudadanos canadienses.

El Gobierno “expresa una gran insatisfacción y se opone categóricamente a las declaraciones formuladas por Canadá y Estados Unidos”, según dijo la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying, en una conferencia de prensa. “Hacemos un llamado a los países en cuestión a respetar sinceramente la soberanía judicial de China”, agregó.

La ministra de Relaciones Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, pidió el sábado a sus aliados que la apoyen frente a Pekín para conseguir la liberación de sus ciudadanos detenidos “arbitrariamente” en China, e hizo hincapié en que este era un “precedente preocupante” para toda la comunidad internacional.

Freeland dijo en una conferencia telefónica que la detención de sus dos connacionales, el exdiplomático Michael Kovrig y el consultor Michael Spavor, por actividades “que amenazan la seguridad nacional” no es un problema puramente canadiense, sino que también concierne a los aliados de Ottawa. Washington también había llamado el viernes a liberar inmediatamente a los dos canadienses, mientras que la Comisión Europea y Alemania expresaron su preocupación por este caso.

Varios observadores consideran que estas detenciones podrían ser un intento de China para ejercer presión sobre Ottawa después del arresto a principios de diciembre en Vancouver de la directora financiera del gigante chino de telecomunicaciones Huawei, Meng Wanzhou, a pedido de la justicia estadounidense.

Un juez de Vancouver ordenó el 12 de diciembre la libertad bajo fianza de Meng, horas después de confirmarse el arresto del exdiplomático canadiense en China. Freeland dijo que en las conversaciones con los funcionarios chinos éstos no mencionaron “un vínculo directo” entre los dos casos.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.