La relación entre los duques de Cambridge y los de Sussex, sigue dando de que hablar, y es que al parecer en estas fiesta decembrina Meghan y Harry reciben un trato muy distinto a Kate y Guillermo.

Según lo reseñado por El Confidencial la reina Isabel II tendrá más de 30 invitados en la nochebuena en Sandrigham, pero el edificio principal se quedó pequeño para tanta gente, y ha tenido que hacer algunos arreglos logísticos.

Lo ideal sería que Harry, Meghan, Guillermo y Kate se hubieran quedado en Ajmer Hallm, una residencia que está a tres kilómetros de Sandringham, pero no va a ser así. De acuerdo a lo publicado por el portal web, los Sussex se quedarán en Sandringham con el resto de los invitados.

Estas acciones dan más que pensar entre las malas relaciones entre Meghan y Kate, que provienen de dos mundo diferentes.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.