Niños y niñas alrededor del mundo están contando las horas con entusiasmo y alegría para recibir bajo el árbol de Navidad un muy esperado obsequio, no obstante, lejos de un significado de alegría, en Venezuela esta típica celebración se transformó en sinónimo de angustia y tristeza, puesto que miles de padres a lo largo del país, todavía no saben si podrán comprarle algún presente a sus infantes ante los altos precios en el mercado.

Muchos ciudadanos a pesar de la crisis han optado por no desechar la tradición en un intento por preservar la felicidad de sus hijos, por lo que incluso el día de hoy, se encuentran en la búsqueda de algún juguete económico que por lo menos mantenga la ilusión de los pequeños de la casa.

Los habitantes de Maracay, estado Aragua, recorren las jugueterías en búsqueda de los regalos más económicos, incluso, algunos empleados de las tiendas de juguetes indicaron que la venta de juguetes aumentó en los últimos días, reseñó El Periodiquito.

Quienes pueden, pagan los juguetes en dólares, ya que incluso los juguetes más “baratos” pueden pisar fácilmente los 6.000 BsS.

“Lo más barato sale en unos 6.000 bolívares soberanos, hago lo posible por buscar un buen juguete para mi hija”, señaló Mayra Rodríguez, una compradora.

“Hacemos todo por los niños, cuesta pensar que no podremos darle las cosas que ellos quieren este año”, declaró otra compradora mientras buscaba opciones entre las muñecas de una juguetería para su hija menor.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.