Este sábado se jugó la final del mundial de clubes entre el Real Madrid y el Al Ain Emiratí, en el estadio Estadio Jeque Zayed de Abu Dabi, donde el conjunto merengue se quedó con el torneo por tercer año consecutivo al derrotar al conjunto árabe con marcador de 4 goles por 1.

El conjunto blanco abriría el marcador por intermedio del centrocampista y Balón de Oro Luka Modric, quien con apenas 14 minutos en el electrónico la mandaría a guardar para darle la ventaja a su oncena, que no aumentaría el marcador hasta la segunda mitad.

A los 60 minutos de partido, una de las nuevas incorporaciones del madridismo, Marcos Llorente, aumentaría la ventaja con “un verdadero golazo”, para colocar el segundo tanto en el marcador para el Madrid.

Como sucede en casi todas las finales que disputa el conjunto merengue, al minuto 79 de partido, su capitán, el defensor central Sergio Ramos, Marcaría el tercero para los españoles sellando el resultado para la oncena blanca. Sin embargo, los jugadores del Al Ain tratarían de despertar y marcarían el de la honra a los 86 de partido por intermedio de Tsukasa Shiotani.

Lo que no se esperaban los jugadores del conjunto árabe, es que a los 90+1 llegaría el cuarto tanto del Madrid para sellar definitivamente el encuentro que le daba el título a los merengues por intermedio de Yahia Nader en propia puerta. El cuarto en las últimas 5 ediciones del torneo.

A estos cuatro lauros de los merengues en el Mundial de Clubes, se le suman los tres conseguidos en la Copa Intercontinental, el antecedente directo de este torneo, con lo que el equipo ‘merengue’ acumula un récord de siete títulos mundiales. Nunca un equipo, ni en la era de la Intercontinental ni con el formato actual de Mundial de Clubes, encadenó tres ediciones seguidas siendo campeón.

El entrenador argentino Santiago Solari, llegado al equipo como solución de emergencia a finales de octubre desde el filial, consigue así su primer título como técnico del Real Madrid.

El fútbol europeo continúa reinando en el palmarés y suma ya 11 títulos de las 15 ediciones, incluidos los seis últimos. Mientras que Sudamérica, en esta ocasión, tuvo que conformarse con un decepcionante tercer puesto de River Plate, se llevó los otros cuatro, el último con el Corinthians en 2012.

Fue además una noche de récord para el alemán Toni Kroos, que se convirtió en el primer jugador en conseguir ganar este torneo en cinco ocasiones, dejando atrás la igualdad a cuatro que tenía hasta ahora con su ex compañero Cristiano Ronaldo.

Con información de AFP.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.