Las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela se enfrentan en un nuevo punto crítico, y es que la expulsión de personajes entre ambos países trajo consigo acusaciones de espionaje, secuestro e intentos de desestabilización mutua.

El Gobierno colombiano decidió el día de ayer expulsar al asesor político de Embajada de Venezuela en Bogotá Carlos Pino García, por motivos de seguridad nacional, a lo cual el gobierno venezolano respondió con la decisión de echar al vicecónsul colombiano, Juan Carlos Pérez.

De acuerdo a la información de El Tiempo, señalan que Pino quien no es diplomático acreditado estaría cumpliendo labores de espionaje, desestabilización del orden público e infiltración de marchas y de asentamientos de venezolanos.

Este cruce de expulsiones y de declaraciones se suman a otros episodios registrados en las últimas semanas, que mantienen tensas las relaciones entre ambos países.

El más reciente se dio por cuenta de los bombarderos que Rusia envió la semana pasada a Venezuela para realizar ejercicios militares conjuntos, bajo el argumento de que estaba listo a responder un ataque que supuestamente venía de Estados Unidos y Colombia.

Mientras EEUU calificó el hecho como una provocación cínica, Colombia dijo que su país “no provoca ni deja que lo provoquen”.

El pasado primero de noviembre, Colombia, envió una nota de protesta a Venezuela por la incursión irregular de militares venezolanos en Norte de Santander.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.