La fiscalía general de Brasil imputó el miércoles al presidente Michel Temer por corrupción y blanqueo de dinero en el sector portuario, según informa AFP TV.

Temer habría recibido por medio de cuatro empresas pagos indebidos del Grupo Rodrimar, principal beneficiario del acuerdo.

Los valores desviados ascienden a unos 8,2 millones de dólares, que la fiscalía pide que sean restituidos por los acusados.

Es la tercera acusación presentada en contra de Temer desde que asumió la presidencia de Brasil en agosto de 2016. Las otras dos denuncias fueron desestimadas en votación por el Congreso.

El mandato de Temer termina el 1 de enero, momento en el asumirá el cargo Jair Bolsonaro, por lo que el Legislativo no tendrá tiempo de evaluar esta nueva acusación. La fiscalía pide que la actual imputación sea encaminada a la justicia federal de Brasilia a partir del primer día del 2019.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.