PekínChina | AFP – El tercer ciudadano canadiense detenido en China en menos de dos semanas es una mujer acusada de haber trabajado ilegalmente en el país, anunció este jueves el ministerio de Relaciones Exteriores chino. La canadiense, identificada como Sarah McIver, podría recibir “sanciones administrativas”, declaró a la prensa la portavoz del ministerio, Hua Chunying.

El gobierno canadiense confirmó el miércoles la detención y estimó que no estaba vinculada con el arresto en Canadá de una responsable del grupo chino Huawei, seguida de la de dos canadienses en China. Según el diario Toronto National Post, que había revelado la detención de esta tercera ciudadana canadiense, Sarah McIver es una profesora originaria de la provincia de Alberta (oeste). Están en curso los preparativos para repatriarla, agrega el diario.

Tercer arresto en diez días

El 10 de diciembre, las autoridades chinas arrestaron a dos canadienses que viven en China: al exdiplomático Michael Kovrig, empleado del International Crisis Group (ICG), y Michael Spavor, consultor frecuentemente relacionado con Corea del Norte. China sospecha que ambos hombres son una amenaza para la “seguridad nacional”, pero para muchos observadores su detención es un medio de presión sobre Ottawa en el caso de Huawei

Pekín, que asegura que esos dos arrestos no están relacionados, ha mostrado su ira contra Canadá tras la detención a comienzos de diciembre de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, a pedido de la justicia estadounidense. Hija del fundador del gigante chino de las telecomunicaciones, la ejecutiva fue puesta en libertad bajo fianza la semana pasada a la espera de su audiencia de extradición hacia Estados Unidos, que la acusa de complicidad en un fraude para evitar las sanciones estadounidenses contra Irán.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.