Un venezolano identificado como César Alexis Blanco,  de 20 años de edad, falleció el pasado 11 de diciembre en Cali, Colombia, al ser víctima de la delincuencia mientras se tomaba un gaseosa en una tienda, sin embargo, a pesar de ser declarado oficialmente muerto, sus familiares han decidido velarlo durante más de nueve días, con la esperanza de que este resucite.

De acuerdo con su padre, quien prefirió omitir su nombre, al joven le dispararon en tres oportunidades, y murió mientras era trasladado al hospital Carlos Holmes Trujillo.

“A mi hijo le propinaron tres impactos de bala y murió cuando lo estaban llevando al hospital Carlos Holmes Trujillo. Aunque se desconocen los motivos de este crimen con mi hijo, creemos que se trataría de un caso más de xenofobia”, señaló su familiar.

Los seres queridos del joven hacen parte de la comunidad cristiana Cueva de Adulam, y habían preparado en un principio el cuerpo de César para velarlo y sepultarlo.

Sin embargo, posteriormente, aseguraron que por medio de un mensaje de Dios se les ordenó que deben adorar su cuerpo con cánticos para que este resucite. Es por esta razón que han dejado al occiso en el ataúd desde hace ya nueve días, según lo reseñado por RCN.

Nosotros cantamos y oramos esperando a que se levante y vuelva a la vida. Su cuerpo no huele feo porque lo hemos preparado muy bien. Ya han venido médicos forenses y salubridad y verificaron que todo estaba bien, entonces no entiendo si no le estamos haciendo daño a nadie, porque la comunidad se queja”, agregó el padre del joven.

Ante esta situación, los vecinos del sector se encuentran preocupados debido a que con los días el cuerpo se va descomponiendo y los olores se hacen difíciles de tolerar.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.