La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) elevó el miércoles las tasas de interés en una decisión que sacudió a los mercados y puede enfurecer al presidente Donald Trump que ya había atacado a la entidad por planear ese aumento.

Aunque puede haber disgustado al presidente con su cuarto aumento de tasas del año -una idea que Trump calificó de “tonta”- la Fed dio señales clara de que enlentecerá el ritmo de los futuros aumentos de esas tasas que son la referencia para los préstamos y los créditos al consumo.

Consultado sobre la andanada de tuits de Trump contra la Fed, el presidente de la entidad Jerome Powell dijo que la política “no influye en modo alguno” en las decisiones del banco central estadounidense.

El comité de política monetaria de la Fed (FOMC) decidió por unanimidad dar lo que los economistas llaman un “cauteloso salto” al elevar el rango de las tasas en 0,25 puntos porcentuales con 2,5% como techo. Simultáneamente, dio señales de que en el futuro será cuidadosa mientras vigila los acontecimientos económicos y financieros mundiales.

Y según la revisión de sus pronósticos, los miembros del FOMC esperan ahora disponer solo dos aumentos el año que viene.

A pesa del buen crecimiento de la mayor economía mundial, Powell admitió que la Fed elevó su cautela.

“Hemos visto acontecimientos que podrían ser señales de un debilitamiento en relación a lo que esperábamos sólo unos meses atrás. El crecimiento de otras economías del mundo se ha moderado en algo en el transcurso de 2018; si bien es cierto que se mantiene en niveles sólidos”, dijo en una rueda de prensa.

Inmediatamente después de la decisión de la Fed, Wall Street empezó a caer y el dólar avanzó contra el euro.

“Riesgos equilibrados”

Powell dijo que la Fed está vigilando la evolución de los mercados pero precisó que ese es apenas uno de los muchos factores que se toman en cuenta para las decisiones.

En tanto los riesgos permanezcan “bastante equilibrados”, la Fed “continuará vigilando los acontecimientos económicos y financieros mundiales y evaluará sus implicaciones para las perspectivas económicas”, señaló el comunicado de la entidad tras dos días de discusiones de política monetaria.

La economía de Estados Unidos enfrenta potenciales problemas que van desde las guerras comerciales de Trump hasta el enlentecimiento del crecimiento chino y las turbulencias que genera el divorcio entre Gran Bretaña y la Unión Europea (Brexit).

Numerosas señales indican que el crecimiento económico de Estados Unidos habría alcanzado su máximo. Esa percepción hizo tambalear a los mercados en las últimas semanas y Wall Street perdió lo ganado en el año.

El comité de política monetaria de la Fed (FOMC) divulgó también sus previsiones trimestrales. Ellas muestran que muchos miembros del organismo advierten que el crecimiento se está moderando y, en consecuencia, consideran que en 2019 serían necesarios solo dos aumentos de tasas; siendo que antes preveían tres.

Cinco integrantes de la Fed cambiaron su estimación y ahora esperan dos aumentos o menos en vez de los cuatro o más que habían previsto antes.

La media del pronóstico de crecimiento del PIB para 2019 fue reducida a 2,3% desde 2,5%. Eso a su vez, llevó la perspectiva de inflación nuevamente por debajo de la meta de 2% aún cuando el desempleo permanece en 3,7% que es la menor tasa en casi medio siglo.

Pese a esa solidez del empleo, los salarios no han acelerado su crecimiento y los precios suben muy levemente lo cual elimina la presión por poner un freno a la marcha de la economía.

Las perspectivas de una moderación de la inflación estadounidense permite a la Fed “ser paciente” con los nuevos aumentos de las tasas, dijo Powell

El crecimiento estadounidense seguirá aminorándose. Para 2020 se espera un aumento del PIB de 2% y de 1,8% para 2021.

AFP.

1 comment

  1. 994141 196930Excellent job on this post! I genuinely like how you presented your facts and how you produced it interesting and easy to comprehend. Thank you. 93200

Leave a reply

Your email address will not be published.