DublínIrlanda | AFP | miércoles 19/12/2018En el estudio de Dublín que comparte con otras dos personas, el griego Aris se queja de la disparada de los precios, agravada por la presencia de Airbnb y otras grandes empresas tecnológicas, que está dejando a muchas familias sin hogar.

“Es muy duro”, dice este guardia de seguridad de 42 años que comparte con dos compañeros un alquiler mensual de 850 euros (970 dólares) por un apartamento de 30 metros cuadrados.

Desde hace semanas, se organizan protestas en las calles de Dublín contra la subida meteórica de los alquileres, que amputó el poder adquisitivo de los inquilinos y dejó a muchas familias en la calle.

La situación de Aris no es inhabitual en la capital irlandesa, actualmente en el centro de una “tormenta perfecta” que ha hecho pasar el alquiler medio a entre 1.600 y 2.000 euros.

Desde hace semanas, se organizan protestas en las calles de Dublín contra la subida meteórica de los alquileres, que amputó el poder adquisitivo de los inquilinos y dejó a muchas familias en la calle.

Un fenómeno en el que se conjugan varios factores: el aumento de la inmigración, el fin de las reservas de vivienda social, la reticencia a construir edificios altos y el ansia de dinero rápido por los propietarios tras años de dura recesión.

A esto se suma el creciente papel de Dublín como centro tecnológico europeo, con la instalación en la ciudad de gigantes como Facebook o Google, que atrajo a empleados con altos ingresos, y su popularidad como destino turístico que Airbnb está aprovechando en detrimento de los alquileres a largo plazo.

“Hay tal demanda de vivienda que la gente está desesperada”, dice John-Mark McCafferty, responsable de la ONG Threshold.

“Hay toda una serie de situaciones diferentes, ya se trate de personas que entran en algún nivel de pobreza o de personas que viven en situaciones de hacinamiento agudo, y está afectando a la calidad de vida de la gente”, agrega.

Las últimas cifras publicadas por el ministerio de Vivienda mostraron que en una única semana de octubre 1.295 familias necesitaron alojamiento urgente por los servicios sociales.

 

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.