Este lunes, la Guardia Civil de España, en conjunto con la Fiscalía de Colombia, desmantelaron una red de explotación sexual que operaba en las dos orillas del Atlántico, reclutando a jóvenes colombianas para luego explotarlas en bares de Alicante y Albacete (España).

De acuerdo a lo reseñado en El País de España, la red operaba en Palmira, una ciudad cercana a Cali, Colombia.

Por su parte, Álvaro Osorio Chacón, delegado contra la criminalidad organizada de la Fiscalía colombiana, indicó que valiéndose de su vulnerabilidad, y la falta de recursos de las jóvenes, “las llevaban bajo engaño a España con el fin de explotarlas sexualmente“, añadiendo además que la operación se dio gracias a una de las víctimas, que logró huir de sus verdugos y contar a los tratos que era sometida por parte de Flor Herminda Manilla Lindado, y de otras cinco personas.

Se conoció que otra mujer identificada como Jésica Páramo Castellanos, se encargaba de los primeros contactos, indicándoles a las chicas que tendrían un mejor futuro en el país europeo, y según la víctima que relató lo sucedido, les ofrecían trabajo como camareras en un restaurante en España, con sueldo de 800 euros mensuales.

La Fiscalía de Colombia detalla que el suegro de Páramo, y su hijastro, le brindaron ayuda a la joven para la compra de su maleta y ropa adecuada para el viaje, además la acompañaron a Cali para los trámites de pasaporte.

Mónica Blandón, otra de las involucradas, acompañó a la víctima durante su desplazamiento, indicándole como debía comportarse en la salida de Colombia, e igualmente a su llegada a España, de donde luego fue conducida a Alicante para ser recibida por Manilla Lindado, catalogada La Madame.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.