La crisis económica que vive Venezuela ha afectado a toda su población en medidas proporcionales sin distinción de clases sociales ante la falta de medicinas e insumos de primera necesidad, sin embargo, los ciudadanos de la tercera edad, suelen verse incluso más desprotegidos ante la situación, motivo por el cual, muchos deciden emigrar en un intento por salvaguardar su salud y sus años de tranquilidad.

Según el Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia, de los 442.462 inscritos oficialmente, 11.435 tienen más de 60 años. Situación que se repite de forma similar en muchos países del mundo, como México, en donde el año pasado unos 233 venezolanos de la tercera edad recibieron la tarjeta de residencia temporal, mientras que 451 obtuvieron la residencia permanente.

En estos tres años de crisis humanitaria compleja, emigrar para salvar la vejez ha sido la salida para muchos adultos mayores, pese a que quienes tienen entre 20 y 29 años de edad constituyen la población con mayor incidencia en la diáspora venezolana, los mayores de 60 años también buscan protección fuera de las fronteras.

Tan solo a un kilómetro del Puente Internacional Simón Bolívar se encuentra la Casa de Paso La Divina Providencia, lugar en donde suelen ofrecer ayuda alimentaria hacía los migrantes con más necesidad, entre ellos, adultos mayores.

Jean Carlos Andrade, abogado y coordinador del programa, afirmó que de 18.000 venezolanos atendidos, el 20% corresponde a adultos mayores que viene de todas partes de Venezuela, según lo reseñado por Crónica Uno.

Andrade destaca que se trata de venezolanos que vienen de todas partes de Venezuela. De las 3000 personas que reciben a diario, según el padre José David Cañas, párroco en Villa del Rosario y quien atiende la Casa de Paso La Divina Providencia, 300 son adultos mayores.

“Estamos sirviendo aproximadamente 6000 raciones. Para el mes de diciembre pensábamos que el número de personas iba a bajar y, por el contrario, el fenómeno que se está presentando es que ha aumentado”, aseveró.

“Muchos llegan con malnutrición, a saciar esa necesidad. Varios están en condición de calle, dado que vienen solos y no pueden pagar los 3000 pesos para pasar la noche en un cuarto. Se quedan en las calles”, agregó

Por su parte, la Superintendencia Nacional de Migraciones en Perú contabiliza que, de los 248.038 venezolanos registrados con el Permiso Temporal de Permanencia, 0,8 % es de adultos con edades entre 60 y 79 años.

Si desea leer el artículo completo click aquí.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.