La crisis económica en Venezuela afecta hasta a los muertos, y es que para pagar un servicio funerario los venezolanos necesitan aproximadamente 20 meses de salarios.

Ante está situación, los ciudadanos se han visto en la obligación de enterrar a sus familiares en neveras, envueltos en sabanas y hasta en el patio de su casa.

La cremación es otra de las opciones para reducir gastos, aunque aquí empieza otra odisea y es que las funerarias presentan escasez de gas para los hornos crematorios, por lo que los fallecidos deben pasar dos o hasta tres días para ser cremados.

Las funerarias se las ha ingeniado creando urnas de cartón para abaratar los costos.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.