Ante la crisis económica que viven los venezolanos, se han vuelto cada vez más concurridas y populares las ventas de garaje, también llamados de forma coloquial como “mercados de coroteras”, ya sea como opción para conseguir artículos de forma económica en el caso de los compradores; o para conseguir un ingreso extra al ser vendedor.

No obstante, el bajo poder adquisitivo del bolívar, y su rápida devaluación, ha generado que se incurra en un nuevo tipo de venta: la dolarizada.

Un teléfono celular usado puede costar alrededor de 30 dólares en un mercado popular del estado Zulia, mientras que un router de internet tiene un costo de hasta 20 dólares.

“Si lo quiere comprar en bolívares, el celular está en 30.000”, aseguró Juan desde su puesto de trabajo.

Muchos siguen vendiendo en bolívares, pero los altos precios hacen prácticamente imposible su adquisición. “Aquí nosotros manejamos la moneda venezolana, pero yo no me pongo brava si me pagan con dólares”, dijo una vendedora, según lo reseñado por Versión Final.

“Cómprelo ahorita. No lo piense más. Mañana va a estar más caro”, aseguró otro vendedor.

Desde camisas hasta gorras, pasando por juguetes y alguno que otro aparato electrónico, casi cualquier producto se puede conseguir si se tiene el dinero suficiente.

Tanto los pantalones casuales como los blue jeans cuestan entre 2.500 y 6.000 bolívares, dependiendo de la calidad. Las camisas manga cortas y manga largas valen BsS 600. Zapatos deportivos nuevos se ofrecen en BsS 12.000.

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published.