El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, acusó hoy a Estados Unidos de coaccionar a la presunta espía rusa Maria Butina para que se declarara culpable por algo que “muy probablemente” no hizo.

Butina, una ciudadana rusa vinculada a la Asociación Nacional del Rifle estadounidense, se declaró culpable de actuar como agente extranjera encubierta ante un tribunal federal estadounidense.

La mujer, de 30 años, había sido acusada de forjar relaciones en Estados Unidos con la intención de servir a intereses estatales de Rusia y permanecía en prisión desde su arresto el pasado julio en Washington.

Rusia hará todo lo que esté en su mano para que Betina pueda volver a casa lo antes posible, aseguró Lavrov en comentarios publicados por la agencia de noticia estatal TASS.

Lavrov alegó que Butina ha sido retenida en condiciones inaceptables, incluyendo reclusión en aislamiento y denunciando prácticas como privación de sueño, asegurando que la obligaban a levantarse por la noche para hacer ejercicio.

“Sigue estando retenida en condiciones no convencionales que normalmente se utilizan contra criminales peligrosos”, dijo Lavrov durante una visita a la capital de Azerbaiyán, Bakú.

Estados Unidos intentó “coaccionarla para que confesara algo que probablemente no hizo”, dijo Lavrov. Butina probablemente confesó para tener una oportunidad de volver a Rusia.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que los comentarios contra Butina “carecen de fundamento y de valor”.

Rusia rechaza presión de EEUU para liberar a marineros ucranianos

Rusia rechazó hoy las presiones ejercidas por Estados Unidos para que ponga en libertad a los 24 marineros ucranianos detenidos a finales de noviembre durante un incidente en el mar de Azov.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, subrayó en Moscú que solo le incumbe a la Justicia rusa decidir sobre el destino de los marineros. En cambio, la cooperación entre Rusia y Estados Unidos es decisiva para la seguridad del mundo, agregó el portavoz del presidente Vladimir Putin.

“La parte rusa sigue estando dispuesta, como ha dicho el presidente Putin, a celebrar una reunión al más alto nivel“, afirmó Peskov, citado por la agencia de noticias Interfax. En comparación con esa cumbre, el problema ucraniano es secundario, alegó el portavoz. “Contamos con que también Estados Unidos llegue a esta conclusión”.

Peskov formuló sus declaraciones en respuesta a lo afirmado por el asesor de seguridad estadounidense John Bolton, quien había condicionado la celebración de una cumbre entre Trump y Putin a la puesta en libertad de los marineros ucranianos.

La guardia costera de Rusia había apresado el 25 de noviembre en el estrecho de Kerch, que da acceso al mar de Azov, tres barcos ucranianos con 24 tripulantes acusándoles de haber penetrado ilegalmente en Rusia.

dpa.

Comments

Comments are closed.