Pagar con comida se ha vuelto una costumbre para el transporte público en el país, ante la falta de efectivo o el elevado precio de los mismo.

Harina, arroz y pasta son algunos de los alimentos que aceptan a cambio los taxistas de Aragua para llevar a los usuarios a sus destinos.

Héctor Araujo, trabajador del volante, comentó que le hace a sus clientes una equivalencia de lo que puede valer la carrera, dependiendo si es corta o larga, las canjeas por la cantidad de rubros que sean necesarios.

De acuerdo a lo que reseña El Periodiquito, algunos clientes prefieren cancelar por operaciones bancarias, ya sea pago móvil o transferencias.

Los taxistas de Aragua, aseguraron que clientela ha bajado un 60% , al tiempo que añadieron que suben sus tarifas mensualmente

Comments

Comments are closed.