El cineasta caraqueño, Gustavo Rondón, lamentó como la crisis económica y social que vive la nación petrolera, ha “apagado” con el transcurso del tiempo, el brillo y encanto de la capital venezolana, ante la inseguridad, el éxodo y el alto costo de la vida.

En este sentido, informó que tiene entre manos el desarrollo de un proyecto que habla especialmente de la migración, pero no desde el punto de vista del que se va, sino del que regresa y el cambio de los vínculos a su vuelta.

“Yo me considero un tipo muy caraqueño, que de alguna manera disfruté mi ciudad a plenitud y uno de los traumas actuales es cómo se nos ha ido haciendo más pequeña, se nos ha ido cerrando”, lamentó, durante una entrevista con el diario El País, durante la cual reveló como este proceso migratorio ha afectado directamente a su familia.

“Este año se produjo el desmembramiento de mi familia que era algo que todavía no había pasado en todos estos años de diáspora y este año se fueron mis dos hermanos a lugares distintos”, contó, al tiempo que aseveró que no prevé irse de su país por los momentos.

Por otro lado, reveló como a su parecer, existe una nueva desmovilización social por parte de la oposición, a pesar de que la población espera un cambio.

“Hay una desmovilización de la ciudadanía muy grande, hay un elemento de trabajo político en la oscuridad que va generando esa desmovilización y al mismo tiempo una desorganización política en la fuerza de oposición”, explicó.

Una de sus obras más emblemáticas, llamada La Familia, tiene como protagonista a la gran Caracas, desde el punto de vista de la violencia, la soledad y el declive de las relaciones familiares ante un entorno hostil.

La cinta, que ha sido seleccionada por Venezuela para competir como candidata al Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera y a los premios Goya de la Academia de Cine española, se presenta hoy en las salas de cine de España.

Comments

Comments are closed.