Un estudiante de 16 años de una escuela secundaria de Indiana asesinó a puñaladas a una compañera de escuela de 17 años porque ella estaba embarazada de su hijo y no se lo dijo a tiempo para hacerse un aborto.

Aaron Trejo, jugador del equipo de fútbol americano de Mishawaka High School, enfrenta cargos de homicidio y será juzgado como adulto en el mismo poblado de Mishawaka, 130 kilómetros al este de Chicago.

El cadáver de Breana Rouhselang, embarazada de seis meses, apareció el domingo en un tanque de basura al fondo del restaurante Pasquale Rulli’s. La joven murió a consecuencia de múltiples heridas de cuchillo, indica la autopsia, y su bufanda estaba lo suficientemente ajustada al cuello como para asfixiarla, de acuerdo con el reporte policial que cita el Canal 7 de la cadena ABC en Indiana, según reseñó Infobae.

Trejo le dijo a la policía que llevaba una semana preparándose para matarla, que lo había pensado todo, y que por eso llevó el cuchillo cuando fue a encontrarse con ella para hablar del embarazo, aunque inicialmente negó el asesinato.

“Hubo varias pausas, hasta que le pregunté si la discusión había sido por el embarazo. Aaron Trejo dijo en voz baja: ‘Sí’. Luego explicó que Breana había esperado demasiado para contarle del embarazo y ya no podía abortar. Le pregunté a Aaron qué había hecho él entonces, y respondió: ‘Tomé medidas … le quité la vida’“, relató el investigador del caso, Gerry Mullins.

El estado de Indiana prohíbe el aborto después de cumplida la vigésima semana de gestación.

Comments

Comments are closed.