La llegada de dos bombarderos estratégicos Tu-160, de las Fuerzas Aéreas rusas a Venezuela, formó parte de los convenios técnicos y militares suscritos la semana pasada entre ambos países, sin embargo, esto ha generado cierto revuelo en los Estados Unidos debido a la tensión diplomática que actualmente vive su gabinete con los gobiernos de Nicolás Maduro y Vladímir Putin.

“El continente latinoamericano era considerado inaccesible para los estados europeos y EEUU, se sentía seguro en la región. Ahora se ha hecho evidente que la situación no es tan simple“, aseguró un experto.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, se refirió a la acción como propia de “dos gobiernos corruptos malgastando fondos públicos” mediante su cuenta en Twitter, al igual que el senador republicano Marco Rubio, quien calificó el hecho de una “amenaza” que ambos países representan para “la estabilidad en la región y la seguridad nacional de Estados Unidos“.

Ambos aviones aterrizaron este lunes en el aeropuerto internacional de Maiquetía, tras cubrir en total una distancia de más de 10.000 kilómetros. Posteriormente, el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, recibió a una comisión de la Fuerza Aeroespacial de Rusia, que hará maniobras aéreas conjuntas con el país latinoamericano.

López aseveró que el país está preparado “para defender a Venezuela, hasta el último palmo, cuando sea necesario”, aunque también subrayó que las maniobras aéreas conjuntas con los bombarderos rusos buscan sobre todo la preparación del país latinoamericano en labores defensivas.

“Que nadie en el mundo tema por la presencia de estos aviones logísticos, bombarderos y cazabombarderos estratégicos que han pisado territorio venezolano, nosotros somos constructores de la paz y no de la guerra“, destacó el ministro.

Por su parte, el Gobierno de Rusia calificó de “inapropiadas” y “poco diplomáticas” las declaraciones de Pompeo, según lo reseñado por Actualidad.rt.

“No resulta muy apropiado que un país que podría alimentar a toda África con la mitad de su presupuesto de Defensa haga este tipo de declaraciones”, destacó el secretario de prensa del presidente ruso, Dmitri Peskov.

Además, la portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, María Zajárova, señaló que “tan solo fueron dos aviones y el Departamento de Estado ya está histérico”, por lo que instó a “sus colegas” estadounidense a “no ponerse tan nerviosos“.

La respuesta oficial de Caracas también llegó por parte del ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, quien tildó de “irrespetuosa y cínica” la reacción del secretario de Estado de EEUU.

En relación a estos sucesos, el experto de la Asociación de Científicos Políticos Militares, Andréi Koshkin, ha enfatizado que este vuelo fue realizado “en estricta conformidad con las reglas internacionales para el uso del espacio aéreo”, reseñó el portal Nevskiye Novosti.

Según Koshkin, tanto Pomeo como todo el aparato de la Casa Blanca “se pusieron nerviosos”, y esto indica que las capacidades aéreas de Rusia “son mucho más altas de lo que esperaban”.

“El vuelo de dos bombarderos Tu-160 es un proyecto bastante complicado y se está implementando con éxito por tercera vez. Se requieren 13 horas para cubrir 10.000 kilómetros, y esto es un indicador del estado del equipo militar y, por supuesto, del nivel de habilidad de los pilotos que pueden realizar una tarea tan difícil”, explicó Koshkin.

Comments

Comments are closed.