Cada madrugada del 12 de diciembre, fecha en que se celebra a la Virgen de Guadalupe, un grupo de músicos y decenas de miles de personas, dentro y fuera del recinto religioso, le cantan las “mañanitas mexicanas”, melodía con la que popularmente se celebran los cumpleaños y los onomásticos.

En los días previos al 12 de diciembre aumenta la afluencia de fieles, entre ellos mexicanos que viven en otros estados y numerosos extranjeros, al templo mariano, el más visitado de América. Por unos cuantos segundos los fieles y turistas pasan ante la imagen de Guadalupe.

Al menos seis millones de personas visitaron hasta la tarde del martes la basílica en la Ciudad de México. Según la tradición católica, hace 487 años la Virgen de Guadalupe se le apareció entre el 9 y el 12 de diciembre al indígena Juan Diego, canonizado en 2002, para pedirle que construyera un templo en su honor.

La imagen de esta virgen morena quedó plasmada en el ayate (manta indígena) que vestía Juan Diego -de acuerdo a las creencias- y ahora es adorada por millones de católicos de todo el mundo.

La Basílica de Guadalupe fue erigida en el cerro del Tepeyac, donde en tiempos prehispánicos se localizaba un recinto para rezos dedicados a la diosa Tonantzin. AFP

Comments

Comments are closed.