La tasa de suicidios a nivel mundial ha descendido un 29% desde el año 2000, según un estudio publicado por The Economist. Los datos revelan que alrededor de 2,8 millones de personas han salvado la vida, en estas últimas dos décadas, debido a mejoras políticas y sociales que han reducido los impulsos suicidas de determinados sectores de la población. Esta reducción ha sido mayor en 3 perfiles de personas que han experimentado mejoras en sus situaciones de desigualdad. Se trata de las mujeres jóvenes chinas e indias, los hombres rusos de mediana edad y la gente de la tercera edad alrededor del mundo.

El artículo revela que las mejoras se han producido por cambios sociales, como la urbanización, la estabilidad social o la mayor libertad, y cambios políticos, como las inversiones en sanidad o en la creación de empleo. Las mujeres, por ejemplo, tienen mayor oportunidad de huir de contextos de desigualdad cuando se trasladan a las ciudades, así como la gente mayor se beneficia de las mejoras en sanidad, especialmente cuando se trata de enfermedades crónicas. Por otro lado, las políticas en favor de la reinserción laboral mejoraron las perspectivas vitales de muchos varones que habían visto afectado su estatus social después del colapso de la Unión Soviética.

Aún así, según revela The Economist, todavía hay otras medidas que deberían impulsarse para seguir reduciendo el número de suicidios en el mundo. Algunos cambios pasan por reducir el acceso a las armas de fuego, controlar el uso de medicamentos potencialmente letales o incluso limitar los detalles que los medios de comunicación difunden cuando hablan de suicidios de famosos para evitar crear un efecto de contagio.

Comments

Comments are closed.