El ataque perpetrado el martes por la noche contra el mercadillo de Navidad de Estrasburgo dejó tres muertos y doce heridos, incluyendo seis graves, anunció el ministro de Interior, Christophe Castaner, ante la prensa desde la prefectura del Bajo Rin.

Anteriormente, el alcalde de la ciudad, Roland Ries, había dado cuenta de un balance de “cuatro muertos y una decena de heridos”.

El atacante está incluido en un fichero “S” (“Seguridad del Estado”) y estaba siendo “activamente buscado por las fuerzas de seguridad” por la noche, subrayó la prefectura del departamento, que instó a las personas presentes en Estrasburgo a “seguir encerradas”.

Antes de escapar, el autor de los disparos fue herido por una patrulla de soldados de la operación Centinela desplegada en el mercadillo de Navidad de Estrasburgo. Según el Estado Mayor de los ejércitos, un soldado resultó levemente herido de rebote por un tiro del atacante.

Natural de Estrasburgo, de 29 años, los gendarmes debían arrestarlo el martes por la mañana por un intento de homicidio, indicó una fuente próxima al dosier a la AFP. Otras personas fueron arrestadas en el marco de ese caso.

Es un individuo conocido por delitos comunes, precisó por su parte el ministro del Interior, Christophe Castaner, que se desplazó al lugar.

El presidente francés, Emmanuel Macron, acudió poco después de medianoche a la célula de crisis interministerial activada por el ministerio de Interior.

Tras analizar la situación, la fiscalía de París abrió una investigación por “asesinatos, intentos de asesinatos en relación con grupo terrorista y asociación de malhechores terrorista criminal”, anunció.

Parlamento acordonado

El tradicional mercadillo de Navidad de Estrasburgo ya fue blanco de amenazas de atentados en el pasado, y está siempre bajo fuertes medidas de seguridad.

En esta ciudad también se encuentra la sede del Parlamento Europeo, donde en el momento de los hechos se llevaba a cabo una sesión, y quedó totalmente acordonado, según un periodista de la AFP.

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó en un tuit estar “consternada y entristecida por el terrible ataque de Estrasburgo”. “Mis pensamientos están con todos los afectados y con el pueblo francés”.

“Lamentamos las personas abatidas y pensamos en los heridos”, reaccionó por su parte en Twitter el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, también “conmocionado”.

En diciembre de 2016, un mercadillo de Navidad de Berlín también fue atacado con una camioneta, que embistió contra la multitud, en un acto reivindicado por el grupo Estado Islámico que dejó doce muertos.

‘Varios disparos’

La “Gran Isla”, el centro histórico de Estrasburgo, se encontraba totalmente rodeado por las fuerzas de seguridad, que pedían a los transeúntes que se pusieran a salvo, constató un periodista de la AFP.

Militares armados, policías y vehículos de emergencia confluyeron en el lugar del tiroteo.

“Tiroteo en el centro de Estrasburgo. Les agradecemos que permanezcan en sus casas a la espera de aclarar la situación”, tuiteó Alain Fontanel, primer adjunto de la alcaldía de la ciudad.

Varios testigos indicaron a la AFP haber oído varios disparos hacia las 20H00 (19H00 GMT). La multitud de personas que había en las calles las abandonó precipitadamente.

“Oímos varios disparos, tres tal vez, y vimos a varias personas correr. Una de ellas cayó, no sé si porque tropezó o porque fue alcanzada (por disparos). La gente del bar gritó ‘cierra, cierra’ y el bar cerró”, contó un testigo contactado por la AFP y que se encuentra encerrado en su casa.

Este tiroteo se produce en momentos en el que Francia se encuentra bajo alto nivel de amenaza terrorista desde la ola de atentados yihadistas sin precedente que provocó 246 muertos desde 2015.

Francia fue el blanco dos veces este año de ataques que dejaron cinco muertos.

El último fallecido fue víctima de un ataque con cuchillo perpetrado por Khamzat Azimov, asaltante de 20 años abatido por la policía, en el turístico barrio de la Ópera en París el 12 de mayo de 2018.

El ataque precedente se produjo el 23 de marzo en Carcasona y en Trebes (sur). Raduan Lakdim, un delincuente radicalizado de 25 años, robó un coche en Carcasona hiriendo al conductor y matando al pasajero. Después disparó a agentes de policía delante de su cuartel, antes de entrar en un supermercado de Trebes donde mató a un carnicero, a un cliente, así como al teniente coronel de la gendarmería Arnaud Beltrame, que se ofreció como rehén en el lugar de una mujer. AFP

Comments

Comments are closed.