El presidente del Circuito de Barcelona-Catalunya, Vicenç Aguilera, ha admitido que acometerá la negociación del nuevo contrato para acoger el Gran Premio de España a partir de 2019, cuando venza el actual, un acuerdo del que no ha dado detalles.

En el habitual encuentro prenavideño con los medios de comunicación, Aguilera ha comentado que “hasta que no madure la misma” no va a dar ningún detalle sobre la negociación, una negociación compleja con un nuevo interlocutor, el grupo Liberty Media, propietario ahora de la Fórmula Uno tras comprar los derechos a Bernie Ecclestone, y la necesidad de conocer los planes del ayuntamiento de Barcelona, uno de los socios del consorcio que gestiona el circuito.

“Cuando nos enfrentamos a una renovación de contrato, tenemos que ver todos los escenarios: la capacidad de generar ingresos, lo que tenemos que pagar por el contrato, en qué condiciones podremos gestionar el Gran Premio; hay muchas variables que son las que estamos poniendo sobre la mesa y en función de ello, veremos cómo avanza, pero de entrada no podemos dar detalles”, ha comentado.

Aguilera no se siente ni optimista ni pesimista sobre si el ayuntamiento de Barcelona va involucrarse nuevamente en el proyecto: “Hemos tenido un acuerdo que ha durado tres años y ahora nos tenemos que plantear qué hacer para 2020. En 2019 aun contribuye el Ayuntamiento y veremos de cara al 2020. Negociaremos con los próximos rectores del Ayuntamiento que será justo después del Gran Premio”.

El director del trazado barcelonés ha admitido que otras ciudades y otros circuitos querrían quedarse con la prueba, pero Aguilera ha recordado que la oferta barcelonesa es “tremendamente potente” no únicamente por el circuito sino por las infraestructuras hoteleras y turísticas del entorno. “Tenemos que jugar nuestras cartas”, ha comentado.

Con la entrada en acción de Liberty Media, Aguilera ha admitido que el escenario es diferente. “Antes negociábamos con un señor (Ecclestone) y hoy negociamos con una compañía. La forma de negociar es diferente, pero en el fondo es el objetivo es el mismo: firmar un contrato de renovación de la F1 con Barcelona, que creo que es nuestra obligación”, ha insistido.

El ejecutivo tampoco ha desvelado si se han marcado plazos en la negociación y ha recordado que el contrato no vence hasta después del Gran Premio de 2019, que se correrá el 12 de mayo. “Tenemos tiempo para negociar, por mucho que queramos correr, no acabaremos antes la negociación”, ha indicado.

Aguilera no descarta que con vistas al nuevo contrato se busquen nuevas vías de financiación, además de la institucional. “Buscamos todas las vías, incluida la del ayuntamiento de Barcelona”, ha indicado el directivo, quien ha recordado que precisamente se cambió el nombre del circuito (ahora Barcelona-Catalunya) para involucrar aún más a la ciudad de Barcelona.

El director general del circuito, Joan Fontseré, ha repasado el calendario de pruebas previstas para el próximo curso y ha destacado la disputa del prólogo del Mundial de Resistencia (WEC), que se correrá los días 24 y 25 de julio y que tendrá a Fernando Alonso como principal reclamo.

El año próximo, el circuito barcelonés acogerá, entre otros acontecimientos, los entrenamientos oficiales de Fórmula Uno (del 18 al 21 de febrero; del 26 de febrero al 1 de marzo y el 14 y 15 de mayo); una prueba del Mundial de Rallycross (27-28 abril), el Gran Premio de España Fórmula Uno (10-12 mayo); el Gran Premio de Catalunya de Moto GP (14-16 junio), entrenamientos oficiales de Moto GP (17 junio) y de Moto 2 y Moto 3 (18 junio); las Le Mans Series (19-21 julio), el prólogo del WEC (23-24 julio) y las 24 horas de motociclismo (5-7 julio) y de automovilismo (30 agosto-1 septiembre).

EFE

Comments

Comments are closed.