El exembajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, señaló que “no hay que confundir para nada esa posición política del comandante Chávez, con la de la mayoría de la izquierda reformista, en el sentido del ‘etapismo’, que termina siendo una excusa para, al final, nunca cambiar nada”.

Asimismo, indicó en su artículo de opinión publicado en el diario Panorama que “fue una triste sorpresa” cuando apareció la enfermedad de Hugo Chávez y acotó que “el presidente Chávez fue asesinado. Fue un acto cruel, que debe ser investigado, cuando existan las capacidades y sobre todo, la voluntad política para ello”.

Destacó que el fallecido presidente le comentó que “él garantizaba la unidad de todos los factores que lo acompañaban, que vendrían momentos muy difíciles y que él debía estar al frente para mantener los objetivos estratégicos de nuestra revolución”.

Reveló que de la mesa de trabajo realizada por Chávez el 8 de diciembre de 2012 “no quedan en el Gobierno sino sólo dos personajes, en complicidad para mantenerse en el poder. En el Gobierno quedan muy pocos ministros del gobierno del presidente Chávez, es otro Gobierno”.

Por ello, aseveró que “el madurismo busca legitimar todos sus actos en la intervención del presidente Chávez, ese fatídico 8 de diciembre de 2012” y agregó que “no le dio un ‘cheque en blanco’ a Maduro para que hiciera lo que le da la gana, que acabara con el país”.

Comments

Comments are closed.