Perú propondrá al Grupo de Lima la ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela y prohibir el ingreso a los países del bloque a todos los miembros de la cúpula del gobierno de Nicolás Maduro, anunció este viernes el canciller peruano Néstor Popolizio.

“Como nosotros hemos desconocido las elecciones (venezolanas) de mayo pasado, la consecuencia natural es que propongamos como una de las acciones una ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela“, dijo Popolizio, cuyo país ha sido el impulsor del Grupo de Lima, integrado por 14 países americanos, incluido Canadá.

Perú llevará estas propuestas a una reunión del bloque programada para el 19 de diciembre en Bogotá, dijo el ministro peruano, quien agregó que también se está organizando un encuentro de los 14 cancilleres del bloque para enero.

Popolizio dijo que estas propuestas de Perú buscan contribuir al término de la “dictadura de Maduro”, quien iniciará un nuevo periodo de gobierno de seis años el próximo 10 de enero, en virtud de los resultados de las elecciones del pasado 23 de mayo, desconocidas por buena parte de la comunidad internacional.

Perú también propondrá “prohibir el ingreso a nuestros países de todos los miembros de la cúpula venezolana para que ellos sepan que en ningún país del Grupo de Lima serán bienvenidos”, señaló Popolizio en una reunión con corresponsales extranjeros.

Una medida similar ya ha sido adoptada por Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá, destacó el canciller de Perú, país que ha acogido a más de 600.000 migrantes venezolanos que han huido de la severa crisis política y económica en su país.

El Grupo de Lima, creado por iniciativa de Perú en agosto de 2017, lo integran además Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Guyana y Santa Lucía.

“Solo reconocemos la Asamblea Nacional”

El bloque no reconoce a Maduro como presidente legítimo ni a otros poderes del Estado venezolano, con excepción de la Asamblea Nacional (parlamento), elegida a fines de 2015 y dominada por la oposición, que en la práctica no ha podido ejercer sus facultades.

“Lo único que reconocemos es la Asamblea Nacional, que fue elegida democráticamente por los venezolanos”, expresó Popolizio.

En 2017, en medio de protestas contra el gobierno chavista que dejaron unos 125 muertos, Maduro instaló una Asamblea Constituyente con poderes absolutos controlada por el oficialismo que -en la práctica- ha asumido las tareas legislativas.

Fue la Constituyente la que convocó las elecciones presidenciales del 20 de mayo, que fueron boicoteadas por casi toda la oposición venezolana y desconocidas por el Grupo de Lima, Estados Unidos, la Unión Europea y otros países debido a la falta de garantías para los adversarios de Maduro.

Pololizio dijo que de los 600.000 venezolanos llegados a Perú, 140.000 han solicitado refugio. Indicó que cada caso es estudiado rigurosamente y hasta el momento sólo se han concedido un millar, pero el resto no tiene problemas para permanecer en el país.

El ministro explicó que los migrantes venezolanos “siguen ingresando” a Perú, pues “no hay ningún obstáculo para eso” y destacó que los llegados “desbordan las capacidades nacionales”.

Maduro, que fue canciller y vicepresidente del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013), fue excluido por Perú de la Cumbre de las Américas celebrada en Lima en abril pasado.

AFP.

Comments

Comments are closed.