La fiscalía de Tokio decidió acusar a Carlos Ghosn, sospechoso de haber disimulado una parte de sus ingresos, así como al grupo Nissan en tanto que persona jurídica, informó este viernes el diario económico Nikkei.

La acusación podría producirse el lunes, cuando acaba el periodo de detención provisional del expresidente de Nissan, quien fue detenido el 19 de noviembre en Tokio por haber omitido declarar a las autoridades bursátiles unos 5.000 millones de yenes (44 millones de dólares) de ingresos en cinco años, según los investigadores japoneses. 

Ghosn, quien niega toda malversación financiera, sigue siendo presidente del fabricante de vehículos francés Renault, pero fue destituido como presidente de los consejos de administración de Nissan y Mitsubishi Motors.

Su brazo derecho, Greg Kelly, detenido al mismo tiempo, también será inculpado según el diario Nikkei, que no cita sus fuentes.

De acuerdo con el periódico, la fiscalía investigará a Nissan al considerar que la empresa también es responsable.

La fiscalía, contactada por la AFP, rechazó realizar comentarios.

Por su parte, Nissan recordó que “coopera plenamente” con la fiscalía, que lanzó sus pesquisas tras recibir los resultados de una investigación interna llevada a cabo en los últimos meses por el constructor con gran secretismo.

Por otra parte, los fiscales solicitarán una nueva orden de detención contra Carlos Ghosn por las nuevas sospechas de aminoración de ingresos en tres años suplementarios, por un total de 4.000 millones de yenes, según afirmaron varios medios japoneses a inicios de semana.

Esto relanzará un procedimiento de detención provisional que puede prolongarse 22 días a partir del lunes.

Las investigaciones podrían ampliarse a otras cuestiones. Nissan acusa a su exdirigente haber cometido abuso de bienes sociales, como el uso de residencias de lujo a cargo del grupo.

AFP

Comments

Comments are closed.