Dos mujeres venezolanas que habían sido contratadas para trabajar en un taberna en Puerto Rondón, Colombia, aprovecharon un descuido de la dueña del recinto para drogarla y robarla, antes de huir con algunas de sus pertenencias.

Tal parece que ambas féminas se habían ganado la confianza de la víctima, quien tras conocer la crisis que vive el país latino, les ofreció trabajo en su local, donde estuvieron laborando por seis meses antes de cometer el crimen.

Además del trabajo, la propietaria del local les había ofrecido posada en su propia casa, motivo por el cual, asegura que nunca se pudo haber imaginado lo que ocurriría. Según cuenta la víctima, estuvo en su negocio alrededor de las 8:00 de la noche, y las mujeres ya con la confianza ganada, le ofrecieron una bebida que al parecer contenía alguna sustancia psicoactiva, porque después de algunos minutos comenzó a sentirse mareada.

Frente a esto, las mujeres venezolanas identificadas como Maolys Coavas Soto y Yandris Archila Palencia, se ofrecieron a llevar a la señora, llamada Catalina Viloria, hasta su casa, hecho que aceptó la víctima sin proveer lo que pasaría después.

Tras llegar a la residencia la mujer asegura haberse quedado profundamente dormida, por lo que despertó solo hasta el otro día, sobre las 10:00 de la mañana, con la sorpresa que la había robado, según lo reseñado por La Voz del Cinaruco.

Entre las pertenencias hurtadas, la afectada asevera que le robaron 6 millones de pesos en efectivo; perfumes; joyas en oro; un celular, entre otras pertenencias que tenía en su casa, mientras que del negocio se llevaron el surtido representado en licores y otras bebidas; un televisor de 58 pulgadas, marca Samsung; el equipo el sonido; un computador de mesa; un computador portátil; una tablet y el dinero producido de esa noche, aproximadamente 600 mil pesos.

Asimismo, expresó que el valor total de lo robado asciende a los 20 millones de pesos “mal contados”, que ya se encuentra instaurada la respectiva denuncia contra las responsables de este hurto ante la Fiscalía General.

Además, aseguró que las mujeres contaron con la ayuda y complicidad de dos mujeres más que laboraban en otra taberna y huyeron junto con las sindicadas.

Comments

Comments are closed.