El director del Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap), Óscar Misle, señaló este jueves que “en la medida que hay un país con pocas oportunidades con el estudio, el abandonar el estudio, la impunidad que existe” hace que haya un caldo de cultivo que favorezca que los niños y adolescentes busquen asociarse a grupos delictivos para obtener reconocimiento o bienes materiales.

Asimismo, indicó en una entrevista exclusiva con Sumarium Radio que la familia es el núcleo fundamental donde se inculcan valores, por lo que acotó que si no cuentan con las condiciones y si el niño recibe agresión “se le enseña que la persona que tiene poder y jerarquía te puede agredir“.

La familia agresora y violenta genera niños violentos, porque es lo que aprendieron, lo que vieron en el seno donde ellos deberían estar protegidos y amparados, pero no es así”, sumó.

Sostuvo que la escuela “juega un papel fundamental” en la educación de los niños y adolescentes: “La escuela nunca va a suplir lo que tiene que hacerse en  la familia, pero si puede, a través de acciones socioeducativas y socioemocionales, atender estos vacíos que trae el niño“.

Destacó que la escuela “está muy golpeada y desasistida. No tiene los recursos, lo que tiene es solo para la sobrevivencia. La escuela debería ser el espacio ideal no solo para dar clases sino atender todas estas situaciones que generan violencia en los estudiantes por falta de amor: Atención, oportunidad“.

El puente familia-escuela está fracturado desde hace muchos años, habría que reconstruirlo“, resaltó al tiempo que agregó que los Consejos Educativos deberían ser espacios administrativos, sino para ver “qué programas implementar para prevenir que los muchachos tengan que asociarse a grupos delictivos”.

Cierre técnico

El director de Cecodap apuntó que “el Estado tiene que aplicar políticas públicas, programas que permitan que los niños que están en situación de riesgo” mejoren su calidad de vida, independientemente de la situación en la que vive.

Precisó que una investigación hecha por Angeyeimar Gil para Cecodap en el Área Metropolitana, menos el municipio Libertador “porque consideró que si no era para uso académico no había la disposición”, determinó que los Consejos de Protección tienen “un cierre técnico”.

Expresó que “no hay programas, están colapsados. Queda la frustración de haber hecho la denuncia pero que no se haga efectiva” y añadió que hay carencia de consejeros “porque están afectados por la crisis”.

“Los consejeros también están migrando del país o están buscando otra fuente de ingreso porque los salarios que les ofrecen no les alcanzan para vivir. El Estado tendría que garantizar los recursos a los municipios para que puedan tener las posibilidades de crear programas para atender los problemas”, recalcó.

Aseveró que de parte del “Estado no está considerando prioridad a los niños, la prioridad está puesta en lo político, pero no en garantizar la protección a los menores, hay un desamparo, un abandono real de parte del Estado a los niños que se encuentran en vulnerabilidad“.

Comentó que la participación, la organización y la articulación de parte de todos los que tienen la responsabilidad de la atención del niño es clave para empezar a superar la situación.

El Estado ha dejado en manos de la sociedad civil lo que a él le corresponde, su obligación“, enfatizó al tiempo que señaló que el Estado tiene que disponer los recursos para poner en práctica los programas a favor de los niños.

Comments

Comments are closed.