El ruleteo a embarazadas en centros de salud del país se ha vuelto cotidiano, y es que la falta de personal, insumos y material para su atención hace imposible que sean atendidas como Dios manda.

De acuerdo a lo publicado por La Verdad de Vargas, una joven estado de gestación, y que presentaba un derrame pasó más de 30 horas rodando por diferentes hospitales porque le negaban atención.

“Claro que eso es maltrato a una mujer indefensa. La sacamos del Seguro de La Guaira y la subimos para Caracas a la Maternidad Concepción Palacios. De allí fuimos al Pérez Carreño, luego al de Los Magallanes de Catia hasta que tuvimos que volver al Seguro Social”, expresó Aracelis Trujillo, tía de la paciente.

Además, la mujer manifestó que es injusto que una mujer que vaya a traer un ser al mundo tenga que “suplicar” para ser atendida cuando es un derecho contar con buena atención es hospitales público.

Por otra parte, Henry Suarez, destacó que en el centro de salud donde había sido atendida su esposas, le exigieron todos los insumos. Además manifestó que es un reto conseguir los medicamentos que le piden debido a la escasez de los mismo.

Tuve que endeudarme con 3.600 soberanos para comprarle un pitocín y unas compresas que por casualidad logré conseguir en una farmacia en La Guaira porque está desaparecido”.

Comments

Comments are closed.