Turquía se convirtió en un as debajo de la manga para el Gobierno venezolano con la reciente visita del presidente Recep Tayyip Erdogan y su promesa de salvación. “Nosotros vamos a cubrir la mayoría de las necesidades de Venezuela, tenemos esa fuerza, tenemos esa oportunidad”, aseguró desde el Palacio Presidencial en Venezuela.

Los dos países firmaron al menos 8 acuerdos bilaterales, aunque todavía no se ha informado a profundidad del mismo. Según Maduro, existe un interés mutuo de invertir más de 5.100 millones de dólares en diferentes áreas. El presidente turco pidió “mejorar el ambiente de negocios para los empresarios”.

De acuerdo con los publicado por el diario español El País, en medio de un país arruinado y con un Gobierno aislado, Maduro intenta “capear el temporal apoyándose en uno de sus nuevos aliados”.

Carlos Romero, experto en política internacional, dijo que no caben las coincidencias ideológicas entre estos jefes de Gobiernos, pero sí otros intereses comunes. “Venezuela está jugando con países que tienen dos características fundamentales: posiciones antioccidentales y carácter autoritario”, señaló.

Según el medio español,  Maduro intenta hacer ver que con la visita de Erdogan, la invitación a la toma de posesión del presidente de México, Andrés López Obrador, y ahora con un sorprendente encuentro con su homólogo ruso Vladímir Putin, “no está aislado plenamente por la comunidad internacional”.

Sobre esto, el experto Sadio Garavini indicó que se trata de un “fenómeno de imagen” y destaca la opacidad de los acuerdos económicos. “En el caso de Turquía, seguramente obtendrá una porción de las reservas de petróleo. Hay muchas reservas y poca producción. Lo otro son ventas de oro y coltán, seguramente a precios muy favorables para los turcos”, declaró.

Turquía está atraída por los yacimientos minerales del país caribeño, mientras que Maduro procura ofrecer el máximo de garantías y regalías posibles a sus nuevos socios.

Comments

Comments are closed.