Madrid, 4 dic (EFE).- El número de extranjeros residentes en España que consiguieron la nacionalidad española en 2017 descendió un 56 % (hasta 66.498) respecto al año anterior, con marroquíes a la cabeza, seguidos por originarios de ocho países iberoamericanos, según datos oficiales difundidos hoy .

De todos los casos, el país más frecuente por nacionalidad de origen era Marruecos, del que procedían 17.082 personas (25,7 % del total), por delante de Ecuador, con 7.301 (11 %); Bolivia, con 6.124 (9,2 %); y Colombia, con 5.647 (8,5 %), detallan las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Ecuador, Bolivia y Colombia, a la cabeza de países cuyos ciudadanos demandan residencia española.

Y a continuación se situaron los procedentes de República Dominicana, con 4.107 (6,2 %); Perú, con 3.224 (5 %); Pakistán, con 1.708 (2,6 %); Argentina, con 1.445 (2,2 %); Cuba, con 1.429 (2,1 %); y Brasil, con 1.294 (2 %).

Casi la mitad de los peticionarios son hijos menores de padre o madre españoles y nacidos en España.

El número de nacionalidades concedidas en un año ha caído progresivamente desde 2013, cuando fueron 225.793. En 2016 fueron 150.944.

Entre todas las solicitudes de nacionalidad reconocidas en 2017, el 62 % fue por residencia y el 38 % por “opción”, una modalidad que se ha dado a prácticamente todos los menores de 20 años, según la Estadística de Adquisiciones de Nacionalidad Española de Residentes del INE.

Para obtener la “nacionalidad por residencia” es necesario haber residido en España durante diez años de forma legal, continua e inmediatamente anterior a la petición.

La “nacionalidad por opción” es un beneficio que la legislación española ofrece a extranjeros que se encuentran en determinadas condiciones como estar o haber estado sujetos a la patria potestad de un español, o a personas cuyo padre o madre hubiera sido español y hubiera nacido en España.

Comments

Comments are closed.