La Universidad de Northumbria (Reino Unido), realizó un estudio sobre como influye la salud en las personas que se duermen tarde y las que se despiertan temprano, dando como resultado que las personas que trasnochan tienen más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2 que las que madrugan.

Los investigadores señalan que las personas con preferencias nocturnas tienen más riesgos de tener mala salud porque siguen malos patrones de alimentación y comen menos alimentos saludables.

En conclusión, el estudio indicó que las personas que se van más tarde a la cama llevan dietas menos saludables, consumen más alcohol, azúcar y comida rápida. En cambio, los madrugadores comen más frutas y vegetales al día, según el portal El Mundo.

El científico participante en el estudio, el doctor Leonidas G. Karagounis, explicó que “la evidencia científica provee de un conocimiento cada vez mayor en la relación entre el cronotipo, la dieta y la salud cardiometabólica. En general, estudios transversales sugieren que un cronotipo vespertino está asociado con una menor ingesta de frutas y verduras y una mayor ingesta de bebidas energéticas, alcohólicas, azucaradas y con cafeína, sí como una mayor ingesta de energía proveniente de los alimentos naturales”.

Comer tarde durante el día está relacionado con un riesgo elevado de diabetes tipo 2 porque el ritmo circadiano influye en la forma en que el cuerpo metaboliza la glucosa. La glucosa disminuye a lo largo del día y alcanza su punto más bajo por la noche.

Por esto, las personas que comen antes de irse a la cama tienen unos niveles muy altos de azúcar cuando van a dormir, lo que hace que el cuerpo no siga su proceso biológico.

Comments

Comments are closed.