México |AFP.-Por primera vez en 83 años, miles de mexicanos recorren y disfrutan los espléndidos ambientes de Los Pinos, la que fuera hasta el viernes la residencia presidencial, pero que el mandatario izquierdista Andrés Manuel López Obrador decidió no ocupar y convertir en un espacio público.

Los Pinos “es un espacio que marca una distancia enorme con el resto de la población y que marca además la ostentación en la que han vivido los políticos del país”, dice Hernán Gómez, analista político, quien se sumó a la primera oleada de visitantes.

Con un área de 56.000 metros cuadrados, es 14 veces mayor que la Casa Blanca, según datos oficiales, y la decisión de no ocuparla se alinea con la política de “austeridad republicana” de López Obrador.

El mandatario ha dicho que recortará su salario a menos de la mitad, que venderá un lujoso avión presidencial y ordenó disolver su aparatosa guardia de seguridad, compuesta por miles de soldados.

No todos reprueban, sin embargo, el lujo de Los Pinos.

“Es majestuosa, todos los materiales que se ven, por ejemplo las maderas, se ven muy finas y elegantes, los muebles también. Es increíble que esta oportunidad se esté dando a la nación”, dice Zully Montiel, universitaria de 20 años.

La apertura, coincidente con la toma de posesión de López Obrador, vio sus jardines colmados por cientos de personas que vitoreaban su investidura, exhibida en pantallas gigantes.

“Es romper paradigmas de todo lo que hemos vivido en México toda la vida. Desde que tengo memoria, jamás había sentido que el poder está en manos del pueblo”, dijo Ileana Ramírez, empleada de 43 años, tras ver el discurso.

El futuro de la residencia, que recibió el sábado unos 25.000 visitantes y unos 60.000 el domingo, aún no se define. Al estar dentro del Bosque de Chapultepec, espacio que cobija museos, un zoológico, entre otras atracciones, es probable que termine integrándose a dicho circuito.

“Poco a poco irá, con mucho diálogo con la ciudadanía, construyendo su propia vocación”, dijo Antonio Martínez, funcionario del ministerio de Cultura.

Comments

Comments are closed.