Tras la muerte del ex presidente de los Estados Unidos durante este fin de semana, su perro de servicio Sully, no se separó del ataúd. El labrador de apenas dos años fue inmortalizado junto al féretro del ex mandatario y la fotografía, distribuida por Jim McGrath portavoz de la familia, donde él mismo afirma “Misión cumplida”.

 

 

Comments

Comments are closed.