Jeff Bezos lanzó una atrevida predicción hace cinco años: que pronto drones de Amazon estarían enviando paquetes a las casas de sus clientes. Pues los clientes todavía esperan sin saber cuándo esta iniciativa se convertirá en realidad, según  reseña la agencia AP.

Bezos se hizo multimillonario al revolucionar el comercio minorista. Pero superar las trabas burocráticas y afianzar las medidas de seguridad que deben tener esos aparatos voladores no tripulados son al parecer obstáculos que ni siquiera el hombre más rico del mundo puede obviar.

Bezos no ha podido cumplir su promesa, hecha en diciembre del 2013 de que en cinco años las entregas se harían por drones. Los clientes todavía esperan sin saber cuándo esta iniciativa se convertirá en realidad.

El resultado es que Bezos no ha podido cumplir su promesa, hecha en diciembre del 2013 en una entrevista con el programa “60 Minutes” de la CBS, de que en cinco años las entregas se harían por drones.

Es posible que llegue el día en que se transporten medicamentos vía drones a personas en zonas rurales o remotas, pero la entrega de bienes de consumo común no se ve en el horizonte. A los drones hay que recargarles la batería a menudo, y además despiertan temores de pérdida de privacidad.

“No creo que en el futuro próximo vamos a ver drones entregando comida o pañales a una vivienda en las afueras”, opinó Colin Snow, analista experto en Drones.

El uso de drones ha aumentado en algunos sectores, pero por lo general, han sido ajenos al de las ventas al detalle o cualquier actividad directa con los consumidores.

El gobierno estima que unos 11.000 drones comerciales operan en el espacio aéreo estadounidense, y se calcula que la cifra ascenderá a 450.000 en el 2022. Se usan para la minería y la agricultura en zonas rurales, y para la inspección de cables eléctricos y tuberías de agua.

Comments

Comments are closed.