La crisis humanitaria ha obligado a cientos de venezolanos a recurrir a la caridad para poder comer, por lo que tanto en iglesias como en comedores populares y organizaciones vecinales, se pueden observar las largas filas de venezolanos esperando por un poco de comida tras aguantar hambre por días.

“Hemos tenido casos de familias que llegan desmayadas por tener días sin comer”, aseguró Luisa, una encargada del lugar, quien explicó a su vez que ayuda a las personas con los recursos que le llegan de EEUU.

Cabe destacar que, al menos 89% de los ciudadanos confiesan que en Venezuela sus salarios no les alcanza para comer. Por tal motivo, muchas personas hacen solo dos comidas.

Comments

Comments are closed.