Dos hermanos y una mujer de 37 años de edad, fueron detenidos al norte de Francia, por presuntamente secuestrar, violar y torturar a una joven de 18 años durante casi dos meses en una vivienda de Calais.

El diario francés La Voix du Nord, reseñó que la historia se remonta a principios de octubre, cuando la joven, de Dunkerke, discutió con su padre y se fue de casa a encontrarse con un par de amigos, que resultaron ser los jóvenes Jessy y Dylan Vandromme de 22 y 19 años.

El mayor de los hermanos era pareja sentimental de la mujer mayor del grupo, por lo que luego de la llegada de la joven, empezaron las rivalidades y los celos.

Los tres arrestados, que han reconocido los hechos, están acusados de violación con tortura y actos de barbarie en reiteradas oportunidades, entre las cuales destaca que obligaron a la chica a comer excrementos de gato, colillas de cigarrillos que recogía de la calle y a beber orina.

Según las declaraciones del fiscal a cargo del caso, los “celos” de Cécile Coquelaere, quien también participó en los actos de tortura, pudieron provocar el inicio de las humillaciones.

Los investigadores tratan de aclarar las circunstancias que permitieron a la víctima escapar de sus verdugos, ya que varios testigos han asegurado que vieron en muy raras ocasiones a la víctima deambulando por la calle, con evidentes signos de golpes, pero que sin embargo, por algún motivo siempre regresaba a la casa, según lo reseñado por el diario El Mundo.

El fiscal ha pedido prisión preventiva para los tres acusados, que se enfrentan a una condena de cadena perpetua.

Comments

Comments are closed.